A medida que el bebé crece y empieza a hacer frente a la realidad que le rodea es natural que se sientan frustrados cuando no pueden conseguir lo que quieren. A menudo, esta frustración se manifiesta a través de las rabietas. Las rabietas pueden convertirse en momentos de angustia para los padres que no saben cómo lidiar con el niño.

 

10 consejos prácticos para lidiar con la rabieta infantil

El bebé puede empezar a hacer berrinches a partir del mes 12de vida cuando ya es muy consciente de sí mismos y los demás. El bebé puede llorar o hacer la típica cara de bebé desconsolada. También puede poner los brazos, manos y piernas como una muestra de su descontento con una situación que no puede controlar o cuando una voluntad no se satisface inmediatamente.

Los padres y educadores deben actuar tan pronto como sea posible y enseñar al niño formas alternativas de expresar sus necesidades y hacer frente a las inevitables frustraciones que se enfrenta a diario.

También es importante ser constante en la educación y los principios que transmite a su hijo en cada etapa de su desarrollo. Sólo entonces el niño puede marcar su comportamiento y adaptarse a las situaciones.

Algunos consejos para ayudar a lidiar con las rabietas:

1.- Inserte la palabra “no” tan pronto como comience el bebé a entender las instrucciones dadas a la misma. La palabra “no” es una de las primeras palabras cuyo significado el bebé agarra. Y reforzar el motivo de la denegación mediante expresiones como “No, no toques eso, quema”, “No, no te levantes, te puedes caer.”

2.- Concéntrese en el estímulo positivo. Cuando corresponde al bebe con lo que pide, muestran su aprecio y refuerzan este comportamiento. Sonría y elogie a su hijo cuando se reproduce el comportamiento deseado por su cuenta.

3.- No reaccione a las provocaciones, ni fomente el berrinche. Si el niño entiende que ciertos comportamientos lelleva a conseguir lo que quiere, es natural que ocurra de nuevo. Si la rabieta se produce en un lugar público, no ceder el paso a la vergüenza.

4.- Hable y escuche los motivos del niño. Explique claramente el motivo del “no” con firmeza, para que el niño entienda las circunstancias de la negación. Mantenga una voz baja, tranquila. Cuando los niños se dan cuenta de que haciendo rabietas no es la mejor estrategia para conseguir lo que quieren, se dará por vencido.

5.- Usted es el espejo de su hijo. Su hijo está en plena formación así que eres el mejor maestro. Él sigue su ejemplo en todo, porque eres la mayor referencia que tiene. Así que tome el ejemplo.

6.- Lugar de castigo. Al elegir el castigo por su hijo, calcular correctamente el tiempo para no sentirse culpable después. Los expertos recomiendan que un minuto por cada año de edad es una medida razonable para un castigo, por supuesto, que varían de acuerdo con los principios de la familia y de la gravedad del asunto.

El castigo es muy importante para que los niños comprendan que sus acciones tienen consecuencias.

7.- Entendimiento. Demuéstrele que usted entiende y saber cómo se siente, pero que por el momento, no se puede tener lo que quiere. Esto puede ayudar al niño a sentirse comprendido y aprender a controlar estos sentimientos.

8.- Puedes buscar algo que lo distraiga.En algunos casos, lo mejor que puede hacer es atraer la atención del niño a otro enfoque. Esto puede ayudar a olvidar que haga escandalo, sobre todo si la escena tiene lugar en público.

9.- Hacerle observar la actitud de los demás a su alrededor.Los niños sólo ven a sí mismos y esto es una manera de ayudarla a ver el mundo que le rodea. Compare el niño con las otras personas del alrededor y demostrar que nadie está llorando, sólo él.

10.- Valor del niño.Reforzar siempre posibles cualidades de su hijo, ayuda a evitar la frustración. Otro consejo de oro es alabarlo cuando se tiene un buen comportamiento, haciéndole comprender que los acontecimientos negativos no deben repetirse.