Nuestro abdomen crece sin pausa, ya estamos finalizando el segundo trimestre de nuestro embarazo. Cada día nos acerca al nacimiento de nuestro bebé; y el claramente nos deja saber que se está preparando muy bien para el exterior, demostrándonos su fuerza con sus patadas.

Semana 26 del embarazo

Imagen cortesía de pixabay.es

Aunque nuestro cuerpo ha cambiado demasiado durante las últimas semanas, y la barriguita se vea mucho más grande que antes, nuestro bebé aún tiene espacio para moverse. El pequeño dentro de nosotros aún no se decide por ponerse en su posición definitiva, pero debemos ir preparándonos para el gran día y con unas clases de preparación para el día del parto, pueden ser muy útiles.

Cambios del bebé en la semana 26 del embarazo

Ya nuestro grandulón o grandulona, mide unos 35 cm y tiene un peso de 800 gramos. A pesar que está más grande, aún tiene espacio y práctica sus movimientos coordinados. Cuando vamos a la consulta, seguramente vemos que pedalea con sus piernitas y agarra con fuerza el cordón umbilical.

Se mueve con más notoriedad, aunque unos días los sentirás más que otros. Si estas relajada, seguramente apreciaras mucho más fácil los movimientos que si estas en constante actividad. Además, con tus movimientos le ayudan a que se esté adormilado, ya que para él son como movimientos de arrullo.

Como ha ganado fuerza, lo más probable es que algunas de sus patadas te duelan en las costillas. En ese caso, lo mejor es cambiar de posición para que el también se acomode de lugar.

Puede abrir y cerrar los ojos, estos ya reaccionan a la luz (imagina que acercas una linterna a tu barriguita muy cerca de su cara). Sus parpados están perfectamente formados, en el caso de sus ojos y retinas, están casi perfectos. Los ojos de todos los bebés al principio son azules, luego varios meses del nacimiento empiezan a cambiar de color.

Ha avanzado el desarrollo de sus pulmones, así que notaras con frecuencia lo que se conoce como hipo fetal.

No lo escucharas hasta que nazca, pero tu bebé ya tiene sus cuerdas vocales listas para hacerte saber lo que está mal y lo mucho que disfruta su vida contigo.

Cambios de la mama en la semana  del embarazo

Tu barriguita ha crecido un poco más en la última semana y parece un balón de baloncesto.

Aunque sigues aumentando de peso, con el ejercicio adecuado durante y después del embarazo, podrás mantener y recuperar tu figura rápidamente.

La retención de líquidos y la hinchazón en los pies es más notoria, procura tomar pequeñas caminatas para activar la circulación.

La hidratación es fundamental desde hace mucho, no debes descuidarla. Mejorará tu salud y tu estado de ánimo, mantendrás tu piel hidratada y disminuirás los malestares.

Tu pecho ha cambiado desde la última vez que lo detallaste, puedes apreciar pequeños bultos conocidos como glándulas de Morgagni. Estas se encargan de lubricar y proteger el pecho para la época de la lactancia, te ayudara a protegerlo de infecciones.

Tu vejiga seguramente ha sufrido mucho durante todo este proceso, cada vez se encuentra más presionada por el útero y las ganas de orinar cada vez son más constantes. Una recomendación es que, antes de dormir disminuyas los líquidos para que no te despiertes tan seguido por las noches.

Malestares de la semana  26 del embarazo

Imagen cortesía de pixabay.es
  • Dolores en la parte baja del abdomen, debida al estiramiento de los ligamentos que sujetan al útero. Esto provoca presión y molestias en tu zona pélvica.
  • Debido a que tu cuerpo ahora bombea más sangre de lo normal, puedes sufrir hemorroides y/o estreñimiento. Debes mantener una dieta rica en fibra y la adecuada hidratación para evitar estos problemas.
  • Calambres en las piernas y dolores lumbares, debido al aumento del peso.

Los malestares no tienen por qué ser continuos, si alguno persiste lo mejor es que consultes con tu médico para que entre ambos, se cercioren de que todos los síntomas tienen explicación y él te dará los consejos para sobrellevarlos.