Ya pasamos el primer trimestre de embarazo, así que no encontramos en la semana 13-16 de la gestación y superamos todos esos malestares matutinos. Además, nuestro cuerpo se va a someter a cambios mucho más significativos, por lo que no deja de ser una etapa emocionante.

Entramos en el segundo trimestre del embarazo, y algunos dicen que podemos llegar a disfrutar mucho más, así como también, notaremos que nuestro abdomen aumenta de tamaño, pero aún no nos afecta en nuestras tareas cotidianas.

Cambios en la madre

Es normal, que presentemos ciertos dolores abdominales por el crecimiento de nuestro bebé dentro de nuestro útero, la vejiga se comprime así que la necesidad de ir al baño se vuelve cada vez más frecuente.

Ya no sufrimos esos molestos malestares matutinos, pero el crecimiento del bebé puede llegar a presionar algunos nervios lumbares, por lo que nos puede provocar algunos calambres nocturnos.

Nuestras hormonas parecen nivelarse, ya no pasamos de la risa al llanto tan rápidamente.

Es probable que empieces a sentir ligeramente los movimientos de tu bebé, ya que las paredes del útero no tengan todavía mucho tono muscular, por lo que es probable que sientas unas mariposas en el estómago.

El pecho empieza a tener cambios más notorios, los pezones aumentan de tamaño y las aureolas se tornan un poco más oscuras por la cantidad de sangre que fluye en el torrente sanguíneo.

Hasta ahora no hemos aumentado de peso, aproximadamente solo unos 5 kg desde que nos embarcamos en esta aventura de ser madres, sin embargo, el cambio en nuestra complexión se va haciendo cada vez más notorio.

Cambios en él bebé

Ahora nuestro pequeño tiene aproximadamente unos 200 gr de peso, así que se ve igual que un recién nacido pero mucho más pequeño. Se empieza a desarrollar de forma más proporcionada, así que, su cabeza no es lo que resalta en su desarrollo y puede llegar a medir entre 10-15 cm a estas alturas.

En este punto, podemos determinar si tendremos un niño o una niña, ya que los órganos sexuales ya se pueden observar mediante la ecografía. Es decir, podremos visualizar su vulva o el pene y escroto, dependiendo sea el caso.

Los sentidos del bebé empiezan a agudizarse, así que este empieza a reaccionar a la luz y puede llegar a escuchar sonidos desde el exterior. Llega a distinguir entre los ruidos fuertes, la música y tu voz, por lo que puedes empezar a tener algunas conversaciones con él.

Su estructura ósea empieza a ser mucho más fuerte, es decir, empezara a realizar movimientos bruscos que puedes empezar a sentir probablemente cuando ya estés saliendo del 4 mes de gestación.

Control medico

Cuando se llega al cuarto mes de embarazo, se empiezan a realizar distintos exámenes correspondientes a la semana 12 de gestación. Con el fin de determinar la salud general del bebé, las posibilidades de alguna enfermedad o posibles anomalías congénitas y cromosómicas que pueda presentar él bebé.

Tripe Screening

Verifican los valores de 3 proteínas para alertar alguna posible enfermedad cromosómica

Amniocentesis

Esta es la prueba más fiable para determinar las enfermedades cromosómicas, entre ellas podríamos mencionar el síndrome de Down, Edwards o de Patau.

 

Sin embargo, esta es una prueba un poco invasiva, ya que se introduce una aguja a través el abdomen de la madre, para extraer el líquido amniótico y así analizar el ADN del bebé. Esta es una prueba que se realiza de forma opcional, solamente resulta obligatoria para aquellos embarazos donde existe la posibilidad de alguna enfermedad cromosómica o metabólica. Por lo que, si en  tu familia no existen antecedentes acerca de alguna de estas enfermedades, no es de carácter obligatorio.