Estar embarazada sin importar si es la primera vez o no, nos llena de alegría y de miles de emociones distintas. Entre ellas está la incertidumbre de si todo se está desarrollando bien, si todo lleva el ritmo correcto y lo principal nuestro bebé está bien y acorde al tiempo que tenemos de embarazo.

Te podemos contar que ocurre en el feto al llegar a la 8 semana de embarazo. Los cambios más relevantes y comunes por los que pasarán el bebé y tú. Esta información te dará un poco de tranquilidad y seguridad.

8 semanas de embarazo

Imagen cortesía de pixabay.es

Los dedos de pies y manos van sobresaliendo. Comienza a flexionar y extender sus extremidades gracias a sus articulaciones que se han consolidado. Se alargan y se comunican entre sí las células nerviosas formando los canales neurales primitivos, en el cerebro, que a su vez se está dividiendo para darle paso a los dos hemisferios, el cerebelo, el cerebro medio y el cerebro posterior.

La colita va desapareciendo, en su lugar se formarán el coxis y la parte baja de la futura columna.  Sus ojos se van cubriendo con los párpados, comienzan a aparecer las orejas, la mandíbula, el labio inferior y la nariz.  Comienza a desarrollarse la conexión que va desde la garganta hasta los pulmones.

La placenta, que se ha afianzado en la pared del útero, a través del cordón umbilical le pasa al bebé agua, oxigeno y nutrientes, durante este ´tiempo de embarazo. El feto ha aumentado su tamaño mide entre 13 a 15 mm. Su corazón late aproximadamente a 160 latidos por minuto, se diferencian sus válvulas pulmonares y las aórticas Tiene mucho espacio libre y parece que diera saltos en lugar de moverse.

Tú cuerpo va a empezar a cambiar, por ejemplo, se te ensanchan un poco las caderas y los senos también aumentan, debido a que se empiezan a ensanchar los conductos por donde pasará la leche materna. Tus sentidos tienden a estar más sensibles, por ejemplo: no toleras el sabor de algunos alimentos que antes te eran indiferentes y los olores fuertes te producen náuseas. La somnolencia se apodera de tú cuerpo la mayor parte del día, y al hacer alguna actividad rutinaria te cansas más que antes.

Un proceso hermoso para cualquier mujer.

Imagen cortesía de pixabay.es

Durante el embarazo, la matriz se contrae y puede que tú sientas como un pequeño calambre en la zona del vientre, no te preocupes, es totalmente normal, y a medida que el feto vaya creciendo el peso de él, te hará sentir lo mismo. Las molestias en la parte bajan de la espalda en ocasiones pueden llegar hasta las piernas. De ser así con recostarte del lado opuesto a donde tiene s el dolor, te ayudará.

Debes seguir comiendo sano, una dieta rica en verduras, legumbres y frutas aportarán los nutrientes y minerales necesarios para alimentarte a ti y a tú bebé. También debes cuidar mucho la higiene al prepararla, lavándote muy bien las manos, refrigerar bien lo que se necesite, o pasarlo por agua caliente según sea el caso.

Los mareos son otro síntoma que ataca durante el embarazo. Sobre todo, al cambiar de posición, si persisten aún cuando estés en movimiento, debes consultar con tú médico ya que también puede ser algo que necesite atención. Las citas médicas si todo va bien, serán mensuales, es decir, cada cuatro semanas.

Entre los exámenes que te indicará tú doctor en esta semana de embarazo, están el Screenig bioquímico que podrá identificar si tú bebé no presenta alguna anomalía. Así como de rutina exámenes de sangre y de orina. Al igual que se te harán ecografías para confirmar que todo marche bien.