Es muy común que se presenten contracciones uterinas durante las distintas etapas de un embarazo. Estas a menudo son una simple manifestación de que tu cuerpo se está preparando para lo que será más adelante el parto o, en la etapa final de gestación, las contracciones se pueden interpretar como un síntoma de parto.

El momento del parto además de ser un momento de suma importancia, tanto para la madre como para el resto de la familia, puede llegar a ser extremadamente estresante, sobre todo para las madres primerizas. Experimentar todo lo que involucra el proceso de parto por primera vez puede llegar a ser abrumador.

Por eta razón nos hemos dado a la terea de recopilar información para que, llegado el momento, estés lo más preparada posible. En este caso aclararemos algunas de las dudad más comunes que presentan algunas futuras madres acerca de las contracciones uterinas.

Contracciones; Aclarando las dudas más frecuentes

 

¿Por qué mi barriga se pone dura?

 

El endurecimiento de la barriga usualmente es provocado por los movimientos del propio bebé, quizá se esté cambiando de posición para estar más cómodo o esté sufriendo de un poco de tos. A veces una acción tan simple como tocar la barriga puede causar que esta se endurezca, eso se conoce como “contracciones determinadas por factores mecánicos”. Se pueden dar también por emociones intensas de la madre.

Si te encuentras en esta circunstancia puedes aminorar la sensación de tensión o “ablandar” la barriga de manera muy simple; baja el ritmo de la actividad que estés realizando en el momento. En caso de que esta contracción se deba a los movimientos de tu bebe, solo te queda esperar a que él se tranquilice y deje de dar vueltas en tu interior.

Si presentas este tipo de contracciones muy frecuentemente, te recomiendo que acudas con tu médico para un control.

 

El sexo y las contracciones

 

Si, el sexo, durante el último periodo del embarazo, puede llegar a provocar contracciones uterinas. Esto se debe a las prostaglandinas que se encuentran en el líquido seminal, estas con unas hormonas que se dan a la tarea de provocar las contracciones uterinas para preparar al útero para su dilatación. Es por esta razón que el sexo durante las últimas semanas de gestación suele ser muy recomendado.

¿Son realmente insoportables las contracciones?

 

El temor al dolor presente durante el proceso de parto está muy presente, sobre todo cuando se trata de las mujeres que están por dar a luz por primera vez. Algo que debes tener en cuenta, si este es tu caso, es que cada quien percibe el dolor de una manera diferente. En ocasiones el dolor de parto es menor en las mujeres que dan a luz antes de la fecha estimada para la llegada del bebé que para aquellas que lo hacen después de término. Quizá la razón de esto es que no han tenido el tiempo suficiente para preocuparse por el dolor.

El hecho de que un parto se dé con rapidez no quiere decir que el dolor quede fuera de la ecuación, al contrario, cuando se trata de un parto rápido las contracciones suelen ser más fuertes y seguidas. Ahora cuando hablamos de un parto largo lo cierto es que la madre se debilita tremendamente tanto física como mentalmente. Es por esta razón que resulta altamente recomendable que la futura madre asista a un curso de educación maternal antes de dar a luz por vez primera.

Los cursos de educación maternal ayudan a la madre a conocer las diferentes etapas del trabajo de parto, de manera que llegará con más preparación a ese momento, lo que aminora sus temores. En los cursos de este tipo se enseñan también otras herramientas muy útiles para las madres como: yoga, entrenamiento autógeno respiratorio y la hipnosis, entre otras. Esto ayudará a la madre a estar preparada tanto mental como físicamente para la intensa tarea de dar a luz.