El embarazo es una de las etapas más encantadoras y emocionantes en la vida de una mujer y claro, para el hombre que espera ser padre también. Así que en esta etapa es esencial el conocimiento y la información que se adquiera, principalmente saber sobre el acido folico en el embarazo.

Para conocer qué propiedades posee el acido folico en el embarazo es importante saber el significado de esta vitamina y los derivados, ya que es algo totalmente esencial durante esta etapa, tanto para el cuidado de la madre como para el desarrollo adecuado del bebé.

El acido folico

El folato es una vitamina B que se encuentra naturalmente en los alimentos, como hortalizas de hojas verdes, frijoles y frutas cítricas. Por su parte, el acido folico es un Folato artificial que se encuentra como un suplemento que cumple con la adición de esta vitamina esencial, a fin de satisfacer las necesidades particulares de ella.

El acido folico en el embarazo, conocido también como vitamina B9, es un requisito indispensable para la creación y formación de las proteínas estructurales. Este ayuda a evitar los defectos que puedan haber en el tubo neural del bebé. También, es muy raro para las personas adultas, lo más típico es que esta vitamina las usen las mujeres embarazadas.

Los tejidos y órganos durante la vida del feto no se forman sino que maduran los ya existentes. Después que el feto pasa la etapa embrionaria, que es la formación de órganos y sistemas, comienza una nueva etapa, que es el fortalecimiento. En esta etapa el sistema nervioso humano desarrolla de una placa de células especializadas por toda la extensión de la espalda del embrión.

El acido folico contribuye a la producción de ADN y protege al futuro bebé de malformaciones y enfermedades graves tras el nacimiento que son asociadas a la falta de esta vitamina. Incluso en la madre, enfermedades propias de la gestación y el crecimiento intrauterino restringido, son atribuidas a la carencia de acido folico.

Proceso de formación del tubo neural

Tomar acido folico durante el embarazo evita problemas como la espina bífida, que es un defecto del tubo neural que ocurre cuando este no tiene un cierre completo. El tubo neural se crea cuando los bordes de la placa que lo conforma comienza a enroscarse y juntarse entres sí, formando de esta manera el cerebro y la médula espinal del embrión.

La falla en este proceso conlleva a trastornos cerebrales, o también llamado defectos del tubo neural, que incluye la espina bífida. Destacando la importancia que representa la presencia del acido folico en este proceso. Existen investigaciones recientes que dan a conocer que la espina bífida no tiene un componente hereditario, destacando que lo que es hereditario es la dificultad que porta la madre para procesar el acido folico.

El acido folico en la formación del feto

Aunque se puede llevar una dieta de alimentos con este tipo  de vitaminas, ya que el nivel que normalmente se tiene de acido folico, no cubre todas las necesidades y viene bien tomar un suplemento de este complejo B durante el primer trimestre del embarazo.

Las malformaciones en el feto se desarrollan alrededor  de los 28 primeros días de gestación. Por lo general, muchas futuras madres en estos primeros días no se han dado cuenta que están embarazadas, por esto es recomendable también comenzar a tomarlo cuando se busca el embarazo.

Tomando una cantidad adecuada de acido folico en el embarazo, se puede disminuir en un 70% el riesgo de espina bífida y otras alteraciones del sistema nervioso del bebé. La cantidad que se recomienda diariamente es de 600 a 800 miligramos que es casi el doble de las no embarazadas.

Importancia de alimentos con acido folico en el embarazo

Alimentos que ayudan a ingerir el acido folico son platos a base de fríjoles, hígado de ternera, ensaladas de espinacas, lechuga, tomates y huevos cocidos. En cuanto a las bebidas que más aportan ácido fólico son jugo de naranjas y cerveza sin alcohol (muy importantes), pero siempre es recomendable seguir la prescripción del suplemento indicado por el médico tratante.