Los delfines son animales carnívoros. La alimentación de los delfines se basa en comer peces, crustáceos y calamares. Son depredadores activos, lo que significa que persiguen y cazan a sus presas.

Tienen múltiples dientes, todos iguales y solo tienen una dentición, es decir, no tienen dientes “de leche” en su infancia. El estomago del delfín no es como el de los carnívoros terrestres, sino que se parece más bien al de los rumiantes. Su estomago tiene 3 secciones, la primera es una adaptación del esófago y sirve para almacenar la comida tragada  mientras las demás secciones van digiriendo la comida.

delfín comiendo un salmon

Los calamares son parte importante de su dieta, por su disponibilidad. La mayoría de veces los succionan y tragan directamente. Si tienen la oportunidad cazan en grupo para beneficiarse de esta técnica avanzada de acecho; en ocasiones varios miembros, en grupos de 6 a 10 delfines, rodean un banco de peces y se turnan a la hora de comer dentro de la bola de peces que han arrinconado. Otra técnica consiste en llevar a los peces a una zona poco profunda donde tienen menos escapatorias.

Un truco curioso que se les ha visto hacer es golpear con su cola a los peces para atontarlos antes de comérselos. En ocasiones cazan siguiendo a las redes de los barcos de pesca, y algunas veces quedan atrapados en ellas.

Delfín comiendo

Los delfines comen aproximadamente un 6% de su peso al día, si es una hembra embarazada, superará el 8% dependiendo de lo rico en calorías que sea el alimento que encuentren. La estructura de sus órganos internos están enfocados a una rápida digestión. Los delfines no mastican a sus presas, cuando comen peces, lo que hacen es tragarlos por la cabeza, de esta forma no dañan su garganta con las escamas. Si su presa tiene espinas, el delfín arranca antes éstas, en ocasiones ayudado del fondo marino. Del mismo modo trocean los peces más grandes antes de comérselos.

Alimentación de los delfines

Dependiendo de su ubicación geográfica, conseguirán un tipo de comida u otra. Se ha encontrado a lo largo del tiempo peces abisales en sus estómagos, lo que significa que se sumergen a mucha profundidad para conseguir a sus presas.

Los delfines necesitan como todos los animales un aporte de agua, y obtienen esta extrayendo el agua de su alimento y no filtrando el agua de mar como piensan algunas personas.

Los delfines utilizan la ecolocalización para detectar a sus presas, y adicionalmente, según estudios que se están llevando a cabo, son el sistema de sonar que utilizan, atonta a sus presas, con lo que es más fácil su cacería.