Lo que más necesita un niño en su etapa de crecimiento, es estabilidad y seguridad. Y una de las cosas que puede darle eso, es una rutina diaria para que pueda aprovechar al máximo su tiempo y que a su vez, le permita tener las horas reglamentarias de descanso.

Lo más importante de tener horarios para los niños, es que sean constantes, nunca se deben saltar ya que esto puede generar un desorden en el estado anímico del niño. Por lo que, si eres de esos papas que viaja mucho o debe pasar un poco más de tiempo en el trabajo, lo recomendable es que a pesar de ello se cumpla la rutina del pequeño.

Beneficios de tener horarios para los niños

Imagen cortesía de pixabay.es

Un horario te permite tener un equilibrio entre el estudio, la recreación y el descanso. Elementos que son indispensables en la vida de un niño, planificando sus actividades diarias le da seguridad sobre el día a día, además que, así no tendrá que restar horas de su descanso por realizar otras actividades.

  • Lo ayuda a tener en cuenta que las actividades regulares, lo ayudan en su rendimiento.
  • Hace que disfrute lo suficiente de las actividades de diversión y de su tiempo libre.
  • Evita la acumulación del trabajo y la preocupación de si tiene el tiempo necesario para realizarlas.

Al enseñarles desde una etapa muy temprana sobre los hábitos, lo ayudaran a que equilibre su mecanismo a las actividades que debe realizar y le permitirá desarrollar una personalidad responsable y proporcionara un elemento esencial para su educación.

  • La ayuda de los padres para cumplir los horarios es esencial

La rutina y la costumbre debe establecerse por los papas, así se asegurara su bienestar y el desarrollo de buenas aptitudes y destrezas. Los hábitos dentro del hogar, les permitirá desenvolverse de una forma mucho más sana y positiva cuando estén fuera del hogar.

Importancia de la rutina diaria y los horarios

Imagen cortesía de pixabay.es
  • Los niños que crecen sin una rutina diaria son difíciles de manejar, sobre todo si tienen algún grado de TDAH.
  • Cuando los niños no tienen límites para realizar sus actividades, pueden exceder del tiempo requerido y necesario para cada una de las actividades. Sobre todo, cuando hacen algo que les gusta.
  • Tanto los padres como las madres, deben emplear mucha más energía en hacer que los niños obedezcan a las órdenes que se les imponen. Lo que conlleva a castigos que en muchas veces pueden resultar injustos.
  • Sin horarios específicos para realizar las actividades, es difícil asegurarse que los niños cumplan con sus responsabilidades
  • Los horarios y las rutinas le dan una perspectiva diferente a los niños sobre cómo deben desenvolverse en la vida adulta.
  • Cuando un niño no tiene horarios, es difícil que se sienta cómodo con lo que le espera durante el día, sobre todo si deben hacer una actividad que no les resulte divertida.
  • Es importante que las rutinas y los horarios se hagan mucho más complejos conforme el niño va creciendo. Así adquiere responsabilidad y a su vez, les forma una personalidad consiente de las reglas y normas que deben seguirse.