Los calambres durante el embarazo suelen ser contracciones involuntarias musculares que sufre la mujer durante cierto momento inesperado del día o de la noche, y los cuales son muy dolorosos y se reflejan con mayor frecuencia en las piernas. El calambre en las mujeres embarazadas tiene la particularidad de presentarse cuando ellas están en pleno reposo o descanso.

 

Y esto les sucede en especial a las mujeres embarazadas por la presión que ejerce el útero sobre los vasos sanguíneos, que producen el retorno de la sangre sobre las piernas y el corazón de las embarazadas.

 

Todo esto depende del grado de gestación por cual este pasando la futura madre, generalmente los calambres aparecen a nivel de las piernas entre el segundo y tercer mes, pero la curva de proyección se inclina más hacia el tercer mes.

 

Las hormonas

Imagen cortesía de pixabay.es

Por otro lado, las hormonas son elementos que también producen un adelgazamiento gradual de las paredes de los vasos sanguíneos de la circulación, y esto trae como consecuencia que el proceso de circulación sea más lento, y es allí cuando se manifiesta un calambre.

 

Técnicas para combatir los calambres durante el embarazo

Imagen cortesía de pixabay.es

Una de las técnicas sugeridas para evitar los calambres durante el embarazo es el caminar todos los días, comenzando de manera progresiva con un tiempo inicial de 10 minutos hasta llegar a un tiempo máximo de 30 minutos.

 

Otro ejercicio físico sugerido para estimular la circulación y así combatir los calambres en las mujeres embarazadas es la realización de la gimnasia náutica, la cual consiste en hacer ejercicios náuticos o acuáticos de forma pausada y dirigida. Siempre es importante que una mujer embarazada realice una serie de ejercicios de rutina, antes de irse a dormir a la cama, tales como el de estirar su cuerpo, y solicitar ayuda para que le den una serie de ligeros masajes en las dos piernas.

 

Los baños con agua tibia por las noches ayudaran a una mujer embarazada a la aparición de calambre. Esta técnica la va ayudar a relajar los músculos comprometidos en la región de las piernas y a su vez dilatan o expanden los vasos sanguíneos.

 

También es esencial y primordial que una mujer embarazada cumpla con una dieta básica rica en calcio, magnesio y en vitamina E, porque los calambres suelen aparecer cuando existe una deficiencia de calcio, es por ello que se recomienda consumir lácteos, yogurt y quesos, para incrementar los niveles del mismo, por supuesto esto tiene que ser autorizado y supervisado por un médico obstetra o nutricionista especializado en mujeres en estado de gestación.

 

Los calambres más comunes en las mujeres embarazadas suelen darse en la pantorrillas, batatas o gemelos, los cuales tienden aparecer cuando la mujer esta acostada en la cama, y lo que se le recomienda es estirar el pie hacia la punta de la cara, con esta acción la musculatura se comienza a estirar y así se puede detener el avance del calambre. Toda mujer embarazada debe tener en cuenta que no debe excederse cuando esté realizando ejercicios, es importante tener siempre presente que tú puedes detenerte y descansar cuando tú quieras, y además te puedes hidratar y luego proseguir con tú rutina de ejercicios.

 

Evita el uso de ropa demasiado pegada al cuerpo, porque esto te puede causar demasiadas molestias que a la final te van provocar calambres inesperados los cuales te van a producir dolores muy intensos. También es vital que una mujer embarazada evite sentarse con las piernas cruzadas. Y al momento de estar sentada recuerda que debes realizar movimientos circulares de tus tobillos hacia arriba y hacia abajo, ya que esto va activar el sistema circulatorio de las piernas.