Los mejores remedios caseros para combatir la fiebre en los niños.

Actualmente estamos acostumbrados a tomar medicamentos en cuanto tenemos alguna evidencia de un malestar en nuestro cuerpo que pueda dañar nuestra salud. Hace muchos años, sin embargo, muy pocas personas tomaban medicamentos ya que no tenían los suficientes medios para conseguirlos o estos simplemente aún no se habían fabricado, por lo que se utilizaban sobre todo los remedios caseros. Hoy en día, aún hay personas que prefieren la naturalidad de estos remedios de casa antes que la conglomeración de productos químicos de los fármacos, los cuales además pueden llegar a crear reacción o efectos secundarios negativos en el cuerpo humano, algo que puedes comprobar por ti mismo en el prospecto de los medicamentos, en el apartado de “contraindicaciones”.

 

En el caso de los más pequeños, muchos adultos optan por ofrecerles remedios naturales para que precisamente no comiencen a tomar medicamentos o compuestos químicos desde una temprana edad y evitar así que experimenten estos posibles efectos nocivos. En el caso de la fiebre (uno de los problemas de salud más habituales en niños), son muchos los remedios caseros existentes, capaces de atajar tanto el problema principal en sí mismo como el malestar estomacal, el dolor de garganta o de cabeza, la mucosidad, etc. Que normalmente derivan de dicha dolencia. A continuación, algunos de los mejores remedios para la fiebre en niños en sustitución de los medicamentos.

Remedios caseros para curar la fiebre en los niños

 

  • Baño de agua caliente: Este es un remedio natural que consiste en bañar al niño en agua caliente. Muchas personas pensarán que si el niño tiene fiebre,  bañarlo en agua caliente podría aumentar su temperatura corporal, siendo este pensamiento totalmente erróneo. De hecho, lo verdaderamente contraproducente es bañarlos en agua fría. Por lo que este remedio casero de baño con agua caliente suele ser un proceso muy eficaz a la hora de bajar la fiebre.  

 

  • Infusión de saúco: este remedio natural para la fiebre consiste en preparar una infusión con la planta de sauco,  muy beneficiosa para bajar la temperatura del cuerpo del niño y para mejorar el estado de su salud.  Además, suele acompañarse de unas cucharadas de miel para que esté más dulce y suave, y de paso solucionar cualquier problema de garganta. Un dato importante sobre este remedio es que sólo podemos utilizarlo en niños que superen el año de edad.  

 

  • Utilizar una toalla fresca: Este es uno de los remedios caseros más utilizados y conocidos.  Consiste en mojar una toalla con agua fría y colocarla en la frente del niño para aliviar las altas temperaturas. Además, ayudará a que la congestión y el dolor de cabeza disminuyan.

 

  • El uso de Propóleo: Esta sustancia se vende en ampollas acompañadas de miel.  Es un remedio casero muy eficaz a la hora de bajar la fiebre y puede utilizarse en niños de cualquier edad ya que no puede generar ningún efecto adverso que pueda dañarlos.

 

  • Infusión de girasol: En este caso el remedio casero consiste en hacer una infusión con girasol. Para ello se debe hervir agua y acompañarla de varios pétalos de girasol.  El girasol tiene unas grandes propiedades que pueden acabar con la fiebre de los más pequeños,  por lo que su utilización es muy común. Además, a esta infusión se le puede añadir también un poco de miel como a los casos anteriores y tras dejarla reposar alrededor de diez minutos, procederemos a dársela al pequeño para su ingesta.

Al margen de todos estos remedios naturales,  es importante que mientras el niño tenga fiebre y note que su cuerpo está debilitado,  beba mucho líquidos para así favorecer a eliminar el virus. También es altamente recomendable que este no practique ningún deporte o actividad física ya que implica un esfuerzo corporal que en ese momento su cuerpo no puede realizar. Y,  para finalizar, es importante no vestir al niño con una gran cantidad de ropa ya que esto hará que su temperatura suba, es importante que su vestimenta sea ligera y cómoda.