Con la llegada del invierno hay ciertos aspectos que hemos de tener presentes a la hora de tener la habitación de nuestro hijo o hija lo más correctamente adecuada posible por tal de maximizar su bienestar y evitar de este modo que aspectos relacionados con la bajada de temperaturas, las heladas, etc., puedan afectar de algún modo a nuestro hijo y su salud. En este artículo vamos a ver algunos tips o consejos a tener en cuenta para mejorar esta adecuación.

Lo primero que hemos de tener presente es que cuando en una habitación o estancia cualquiera de nuestro hogar estamos a una temperatura confortable hay dos opciones para perder dicha comodidad, por un lado la pérdida de la calor que hay en el interior y por otra la entrada de frío desde el exterior en ambos casos el resultado es el mismo, frío y malestar de quienes están en dicha habitación. Es por tanto en estos dos focos donde vamos a tener que poner medidas, manteniendo la calor del interior de nuestro hogar y evitando la salida del mismo y por otro evitando la entrada de frío.habitacion_bebe_en_invierno

En el primer aspecto a tener presente lo que podemos hacer es poner un suelo que permita mantener la calor y evitar la entrada de frío, esto es especialmente interesante en personas que viven en primeras plantas donde el frío de garajes, locales comerciales, etc., va directamente a nuestro suelo, en estos casos el uso de un parquet de madera y por debajo de este una buena capa de material aislante permitirá que el frío no llegue y la calor se mantenga. A su vez, relacionado con los dos aspectos el asilar correctamente una puerta y / o ventana mediante gomas en sus bordes evitará la salida de la calor del interior así como la entrada de aire frío desde el exterior.

Por otro lado, y por si no os habéis fijado nunca, por las ranuras que hay bajo la correa de la persiana puede entrar un flujo de aire frío que puede hacer que la temperatura de la habitación de nuestro hijo o hija baje es por ello interesante que aislemos correctamente la caja superior de la persiana. Por otro lado el poner bordes inferiores a las puertas de la habitación puede hacer que en caso que la habitación de nuestro hijo esté cerca de la principal y que en esta pase aire frío, mediante estos bordes se evite la entrada del mismo.

Con estos consejos estaremos protegiendo correctamente la salud de nuestro hijo evitando la pérdida de calor y con ello del bienestar y comodidad del niño.