Es muy delicado cuando los bebés están en sus primeros años de vida, es importante el cuidado y protección ante cualquier germen que se presente, de polvo y demás cosas que conlleven a una alergia al bebé. En la población infantil, las alergias son muy comunes, y en los recién nacidos que pueden ocasionar problemas de calidad en su vida.

En estas alergias, los síntomas más comunes serán los estornudos, la nariz estará cogestionada y los ojos estarán irritados por la acumulación de los niveles de polen que estén en el aire. ¿Entonces como cuidar a un bebé alérgico? En muchos casos los bebés pueden presentar a la inspección signos de inflamación de la mucosa nasal debido a un alérgeno como el polen y esto generara síntomas como lagrimeo, secreción, estornudos, picazón de las áreas de la nariz, congestiones nasales.

Características de un bebé alérgico

Además presentará prurito en las áreas de la boca, garganta y otros síntomas. Para cuidar al bebé de estas alergias, es importante que los padres mantengan su hogar limpio manteniendo el suelo, muebles, cortinas para que el polen no se adhiera a estas superficies. Se debe evitar que en las casas no haya plantas que conduzcan a la producción de polen y de animales que empiezan a perder pelo.

Se debe limpiar la cama donde el bebé duerma y mantener las sabanas limpias. Cuando se presentan niveles de polen altos, se debe evitar que los niños no se expongan mucho al aire libre para que no se contagien. Se debe evitar que el bebé este expuesto a lugares con polvo o a corrientes donde el frio este muy elevado. Las ventanas deben permanecer cerradas para que el polen no entre a las casas y de esta manera cuidar al bebé de un contagio.

Evitar que el bebé este en el suelo por mucho tiempo y menos si el mismo no está aseado, se les debe lavar las manos luego de haber estado en el suelo, bañarlo para eliminar el contenido de polen que se adhiera a su cuerpo. El alimento ayuda mucho en este proceso, es muy importante para el cuidado de un bebé alérgico.

¿Qué se debe de hacer?

Los padres deben  aumentar el consumo de alimentos como verduras y frutas sobre todas aquellas vitaminas ricas en cítricos, como son las naranjas, tomate, también se le puede administrar antihistamínicos naturales, ácido fólico, esto ayudara al bebé a prevenir el proceso de congestión y esas reacciones alérgicas que se produzcan por el polen, el consumo de manzana, espinaca ayudan mucho en los procesos alérgicos.

Cuando un bebé está en un proceso alérgicos, es importante que laven sus orificios nasales con sustancia fisiología, para esto los padres deben tener experiencia o si no que el pediatra procesa con la intervención, esto ayudara a que los niveles de mucosidad empiecen a fluir con facilidad.

También se le pueden lavar sus ojos con suero fisiológico para extraer partículas de polen, existe en la actualidad unas toallas calmantes que ayudan a la disminución de la alergia. Es importante también que la cabecera donde duerme el bebé, se levante para que la congestión disminuya.