El proceso de aprendizaje de utilizar el orinal para sus necesidades es uno de los más complicados para el niño. Algo que hasta el momento suplía perfectamente el pañal, es difícil que lo identifique con cualquier otra forma de realizarlo, por lo que en muchas ocasiones este proceso es un trauma. Por suerte, para evitar mayores problemas, hay diferentes estrategias que los padres pueden adoptar en diferentes etapas de su crecimiento.

Una de las más tempranas es cuando el pequeño apenas tiene un año de edad. En este momento todavía usará pañal y es difícil que identifique claramente para qué sirve un orinal. Sin embargo, se puede aprovechar todos los momentos del cambio de pañal para sentarlo un rato en él y que de esta manera asocie el orinal a ese momento de hacer las necesidades.

bebes

Posteriormente se puede optar por un pañal-braga. Se trata de un pañal que, a diferencia del resto, es posible retirarlo y volverlo a poner de forma cómoda y sencilla, es decir que es reutilizable, siempre que el bebé no lo haya manchado, mucho más que los pañales sencillos.

Cuando ya usa estos pañales, se le puede sentar en más momentos en el orinal para que de esta forma identifique que ahí es donde se hacen las necesidades. Si algún día las realiza se le debe alabar por ello y que de esa forma lo reconozca como un acto positivo.

Del mismo modo, se puede optar a determinada edad a no usar pañal. Debe ser cuando el niño ya entienda perfectamente el lenguaje hablado y así pueda comprender que se le indica que las necesidades se hacen en el orinal. No lo hará desde el primer momento, pero cuando se haya manchado, es posible recordarle que debe ir al orinal o pedirlo cuando sienta la necesidad. Así, poco a poco, comenzará a asociar la acción con el objeto y acabará recordando dónde debe ir si tiene ganas de hacer sus necesidades.

Por último queda el proceso de pasar la noche sin mojar la cama. Es un acto más complicado y que requiere de mucha paciencia. Se le debe motivar a ir al orinal justo antes de dormir, siempre que sea posible, así como recordar que si durante la noche tiene ganas de utilizarlo, puede hacerlo o avisar a los padres.