Un  accidente cerebro vascular (ACV)  es un evento que se da generalmente por la obstrucción de una arteria de nuestro cerebro, por determinados factores que después se estudian y se tratan. O bien por la ruptura de una arteria, generando un ACV isquémico que es por la detención de flujo sanguíneo, o un ACV hemorrágico que quiere decir que hay fluido de sangre en nuestro encéfalo.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes son: dolor de cabeza muy intenso como lo habíamos sentido antes, pérdida de visión de uno o de ambos ojos súbitamente, dificultades para hablar, por ejemplo hablar mal o hablar raro, esto quiere decir que, al hablar no nos entiendan lo que estamos diciendo.

Otros síntomas muy frecuentes son el adormecimiento de algunas partes del cuerpo y también el sentir debilidad en una parte del cuerpo que puede ser todo el lado del cuerpo o bien la cara y el brazo y la pierna y por ultimo otro de los 5 más importantes es la falta de coordinación.

Técnicas rápidas para evitar un ACV

Cuando una persona sienta dolor de pecho que irradia hacia el lado izquierdo, normalmente las personas creen que tienen un infarto lo cual muchas veces no es cierto, entonces, lo más recomendable es ir inmediatamente a un centro hospitalario más cercano y realizarte todos los exámenes médicos pertinentes para descartar que sea un ACV en progreso.

Los factores de riesgo

También es importante conocer los factores de riesgo para evitar sufrir un acv, y los factores de riesgo se clasifican en  factores de riesgo modificables y los no modificables. Aquellos modificables son los que habitualmente conocemos: como la diabetes, la hipertensión arterial, el tabaquismo, el alcohol en consumo importante, las drogas ilícitas, el sedentarismo, el colesterol elevado en sangre no controlado. Entonces es el momento de ir a la consulta médica a tiempo y, seguir al pie de la letra todas las indicaciones médicas sugeridas por el cardiólogo, neurólogo o médico internista.

Realizar ejercicios físicos con frecuencia

El ejercicio físico es clave para mantener un corazón fuerte y unas arterias limpias que son los mejores aliados en la prevención de sufrir un ACV, el caminar una hora diaria, ayuda al corazón y así, se  recibe la dosis de ejercicio que necesita.

Dejar de fumar

El cigarro en cualquiera de sus presentaciones eleva de una forma vertiginosa las probabilidades de sufrir un ACV, es por ello que, se recomienda de dejar de fumar y además, de tratar de evitar de convertirte en un fumador pasivo.

Conocer los niveles de colesterol

El colesterol junto con el cigarro son los principales causantes de placas arterioesclerótica favoreciendo los riesgos de sufrir un ACV. Entonces por lo tanto es importante que cada 3 meses te realices un chequeo de sangre para conocer, cómo están los niveles de colesterol en la sangre.

Bajar de peso

La obesidad suele llevar problemas como el colesterol alto aunado al sedentarismo y también, las enfermedades coronarias. Entonces bajar de peso, según tu contextura física te ayudara a una vida más sana y te va a brindar una protección de sufrir un ACV.