El bebé comienza a gatear… y adelanta sin grandes aventuras y peligros. Crear una caja de seguridad y ambiente confortable es una necesidad para evitar accidentes que podrían poner en peligro la seguridad del pequeño aventurero.

Cuando tu hijo empieza a gatear y caminar más tarde, es hora de que la casa sea más segura. Algunas sugerencias pueden parecer de mero sentido común y obvio, pero hay muchas cuestiones que los padres no consideran, sobre todo cuando son padres primerizos. Los adultos están acostumbrados a ver el mundo a través de los ojos y pueden devaluar algunos pequeños peligros ocultos.

El niño es aficionado a la exploración. Después de tantos meses sin poder moverse, gatear, es un momento revolucionario y el comienzo de un largo viaje hacia la independencia. Cuando empieza a hacerlo, los espacios que fueron sellados serán accesibles. A partir de ese momento, sin escaleras, ventana o una silla que no se puede subir o agujero no se convierta en una verdadera tentación para poner los dedos.

“Nunca puedes ser demasiado cuidadoso”. Y así, que nunca te duele reforzar la seguridad del entorno que el niño asista, renueva los materiales que están desgastados o inutilizable y asegura que los riesgos potenciales están fuera de su alcance.

Seguridad de tu hijo en casa

Balcones o terrazas con barras o con otro tipo de acabado que permita que el niño pase la cabeza o el cuerpo, debe recubrirse con una red u otro bloqueador específico.

Poner una cadena de seguridad en las ventanas que impida abrir más de 10 cm.

Inspecciona regularmente todos los muebles y otros artículos usados para el bebé, o en su cuidado, chequea que no hay ningunos tornillos a atornillar, piezas que anden sueltas y que sean filosas, separa las astillas en objetos de madera u otros signos de deterioro.

Protege las esquinas de los muebles. Poner las aldabas de seguridad en los gabinetes y cajones para que el niño no puede abrir/extracción. Protege los enchufes eléctricos, incluso aquellos que parecen más inaccesibles.

Mantenga todos los artículos utilizados por el niño (soporte, cama, sillas) de lámparas, tomas de corriente, calentadores, radiadores, cordones de persianas o cortinas.

Presta especial atención a los juguetes (material y piezas que fácilmente pueden caer y causar asfixia o ahogo).

Estar atentos a la higiene de alimentos y almacenamiento de alimentos para minimizar el riesgo de intoxicación alimentaria.

No permitas que tu hijo salga por la puerta sin estar debidamente acompañados por un adulto. El mismo consejo es válido cuando tienes que asistir a los espacios comunes del edificio tales como escaleras, ascensores o el garaje.

No deje a su niño desatendido, sin supervisión de un adulto.

Seguridad de su hijo en el baño

Guardar los medicamentos en un cajón cerrado. Artículos de tocador, productos de limpieza, cepillos de dientes eléctricos, tijeras, esmalte de uñas y otros objetos que pueden llevarse a la boca debe almacenarse en un lugar seguro, fuera de la vista y alcance de los niños.

Los enchufes eléctricos deben estar protegidos, incluso aquellos que parecen más inaccesibles. Al usar el inodoro, poner la tapa. No deje toallas y demás prendas debajo de objetos que pueden caer sobre el bebé si los recoges.

Seguridad de su hijo en el cambio de pañal

Almacenar todos los productos necesarios para el cambio de pañal en un cesto y asegúrate de que tiene todo lo que necesitas antes de empezar a cambiar. No dejes al bebé solo, ni siquiera por un segundo, especialmente en un lugar donde pueda rodar y caer.seguridad_ninos

Mantén bien guardados los paquetes de la higiene del bebé, para que no se caiga cuando se cambia el pañal.

No coloque objetos encima de las cuna o pañal cambios y que pueden caer sobre el bebé.

Vestir al bebé con ropa sencilla y cómoda, sin lazos, cintas o botones que pueden soltarse y ser llevados a la boca o causar que el bebé tropiece en sus paseos.

Seguridad de tu hijo con las escaleras en la casa

Poner puertas de protección o puertas en cada extremo de las escaleras y manténgalas siempre bloqueado por el cierre. Asegúrese de que el niño no tiene forma de trepar.

Seguridad de tu hijo en la cocina

Siempre vigila a su hijo cuando esté cocinando. No deje cerca de la estufa u otros dispositivos que están conectados a la red eléctrica o estén en funcionamiento.

Utilice los quemadores de atrás de la estufa, no dejes trapos accesibles que se puedan tirar, no guarde los utensilios y productos peligrosos en bajos armarios de la cocina (o use cierres de seguridad que impidan que el niño los abra).

Si el niño quiere ayudar en la cocina, mantenga todos los utensilios potencialmente peligrosos como cuchillos, bolsas de plástico, tazas, botellas de vidrio entre otros a buen recaudo. Comprar utensilios de silicona para uso exclusivo del niño.

Almacene la plancha en un lugar inaccesible en cuanto termine la tarea. Poner el bloqueo de seguridad en la silla eléctrica y nunca deje al bebé solo cuando esté comiendo o bebiendo. No tenga productos tóxicos en envases de alimentos, mantener en el envase original y almacenado fuera de la vista y alcance de los niños.