En este artículo vamos a hablar sobre un tema que seguro os interesará sobre todo si vuestro pequeño o pequeña es de aquellos a los que les cuesta relativamente conciliar el sueño. Si este es tu caso, es muy probable que hayas buscado diferentes ideas y consejos para poder mejorar la hora de ir a dormir y es que según la personalidad de nuestro niño o niña, puede suponer horas conseguir que se duerman una vez llega la noche, es por ello que vamos a daros algunos consejos que esperemos os sean de utilidad para hacer que vuestro bebé se duerma antes y mejoréis así vuestro sueño, uno de los puntos más críticos de los padres primerizos.

Consejos para que vuestro hijo se duerma antes

Lo primero que tenéis que tener claro es que los bebés suelen dormirse o bien porque su reloj interno les dicta que es hora de hacerlo o bien porque el contexto y su propio estado o cansancio le incite a dormir. Por tanto lo primero que vamos a hacer es crear o iniciar una rutina de sueño.

Las rutinas de sueño se han de crear a base de tiempo y constancia, deberemos hacer entender a nuestro hijo o hija cuando es de día y de noche y para ello podemos provar a hacer vida normal durante el día, tener persianas levantadas, sonido por ejemplo con el televisor, hablarle, jugar con él o ella, etc., no obstante cuando llegue la noche será todo lo contrario, intentar apagar luces, bajar persinanas, el volumen del entorno ha de ser más bajo, hemos de evitar hacerle tanto caso, etc., con ello nuestro pequeño o pequeña irá comprendiendo y asumiendo el rol que ha de tomar en cada una de las dos situaciones.

Por otro lado, otro punto interesante para conseguir que nuestro hijo duerma en un menor tiempo, es favorecer el contexto en lo posible para que incite a desconectar y a relajarse. Para esto puede ser interesante utilizar el efecto calmante de una buena ducha antes de cenar, mientras le damos la cena previa a dormir, hacerlo con música relajante de fondo, con un tono de luz muy bajo, sin ningún otro ruido ambiente, e intentando moverlo lo menos posible tras acabar de comer, de modo que si tenemos que mover la cuna, abrir sábanas, etc., hacer todo ello antes, para poder pasar del comer al dormir en pocos minutos.

Esperamos que estos consejos os ayuden a superar estos primeros meses de adaptación donde el sueño es uno de los más castigados en todos los padres, no obstante, recordar que todo pasa y es cuestión de constancia.