En este artículo vamos a hablar sobre un tema que seguro os habéis encontrado o estáis apunto de hacerlo en caso que estéis esperando un pequeño o pequeña en casa, y es que desde que sabemos que estamos embarazados y hasta que llega nuestro hijo o hija, son muchos los productos que hay que comprar y algunos lo servicios que hay que contratar, no obstante  uno de los primeros que se suelen utilizar a lo largo de la primera semana es la sillita del coche, el producto que va a permitir que podamos viajar con nuestro pequeño incluso desde el hospital a nuestro hogar, ya que recordemos que los primeros días apenas se moverá de casa.

 

¿Cómo elegir nuestra sillita perfect

Lo primero que vamos a ver en cuanto vayamos a comprar nuestra sillita de coche, es que existe un abanico enorme de marcas y modelos y que como suele ocurrir con todo lo relacionado con los niños, a cada persona que preguntemos sobre la mejor opción, nos dará una respuesta distinta. Es por ello que bajo nuestro punto de vista hemos de intentar ser los más objetivos posibles y ello puede pasar por tres puntos clave:

– En primer lugar dependerá del tipo de seguridad de nuestro vehículo, ya que lo más recomendable sin duda es el uso de anclajes ISOFIX pero no todos los coches, aunque si la mayoría de los relativamente nuevos, disponen de él. Este tipo de sillas permiten un mejor agarre y por tanto protección en caso de sufrir algun tipo de accidente de tráfico.

 

 

– Por otro lado será muy interesante revisar los rankings de sillitas de coche que realizan organizaciones como el RACE o la OCU, donde comparan diferentes modelos en puntos como la calidad, seguridad, precio, etc., y donde obtendremos una review muy interesante sobre los diferentes modelos analizados.

– Por último y como no puede ser de otra forma, tras pasar por los dos puntos anteriores, llegará el momento de hablar de precio, y aquí si que cada persona será un mundo y deberemos ajustar los resultados de los puntos anteriores a nuestra economía y capacidad para invertir en este producto.

En los últimos años se han puesto muy de moda la compra de productos de segunda mano, sobre todo en este tipo de productos donde el uso no es excesivamente intensivo y si bien puede llegar a ensuciarse ya que hablamos de niños, su seguridad sigue intacta, por tanto opciones como Wallapop pueden ser una buena fuente de oportunidades para mejorar el nivel de producto sin castigar la economía.