Ser madre es maravilloso, con el nacimiento de un niño se abre un nuevo mundo de aprendizaje y de amor, nada se compara a cuando debemos mantener nuestros hijos durante el primer mes, ese día nace dentro de nosotros el deseo interminable de defender y proteger a nuestros hijos de todo y de todo el mundo. Pero hay cosas que las madres primerizas detestan de esta etapa de sus vidas.

Puede ser que no entendamos algunos comportamientos y actitudes de algunas madres, pero luego todo cambia cuando somos madres.

Amor de madre

Unas de las cosas que se consideran peor, es el que te despierte tu bebé o niño, necesitas tener tus horas de descanso y cuando te despiertan antes de tiempo, muchas veces estas cansada y de mal humor.

Hay muchas teorías acerca de la nutrición de los niños sobre la lactancia materna, el uso del mismo y la introducción de alimentación complementaria, ninguna madre es mejor o peor que otra, las decisiones correctas o incorrectas son siempre de los padres y nadie debe ponerlas en duda.nino_comiendo

Aún dentro de la temática de la comida, casi todas las madres detestan dar comida a los niños sin preguntar antes, las personas mayores son los más difíciles de convencer de que una barra de chocolate o una golosina a la vez es mala. Esta situación es aún más grave cuando el niño padece de una alergia alimentaria.

Por más educado que sea el niño, que haga una rabieta es parte del proceso de aprendizaje y no existe en el mundo un niño que nunca haya hecho una rabieta, las madres odian a preguntar por qué el bebé o niño se porta mal.

Otra cosa que enfurece mucho es hacer comparaciones con otros niños, cada niño tiene su crecimiento, algunos aprenden más rápido hablar, caminar, cuestionando una madre por qué el niño todavía no se sienta, no camina no habla o comparar con los niños o los hijos de amigos es muy feo.

Las redes sociales son una realidad de nuestros días, pero antes de publicar fotos de los niños en Facebook, Instagram pide permiso a los padres, ninguna madre quiere ver fotos de los niños expuestos sin su permiso.

Otra cosa que odian muchas madres es cuando el niño está y lo confunden con una niña, lo mismo ocurre cuando es lo contrario.

Todas las mamás odian que lleven al niño en sus brazos cuando éste está llorando, especialmente aquellas personas que son bruscas en llevar al niño de los brazos pensando que tienen la capacidad de calmar al niño.

Podría añadir muchas más cosas, pero por hoy es suficiente.