La Organización mundial de la salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad, sin necesidad de que el niño tome agua durante este periodo de tiempo debido a que la leche le aporta toda la hidratación que necesita además que el niño tomara leche ya sea cuando tenga hambre o tenga sed y suele hacerlo a deshoras tomando una cantidad mínima a la usual.


El comité de lactancia de la asociación Española de Pediatría recomienda no administrar agua a los bebés menores de seis meses que reciban lactancia materna, debido a dos razones fundamentales; por un lado porque no la necesitan ya que la leche es suficiente para hidratarlos y por otro lado que el ingerir agua los lleva a disminuir la cantidad de leche materna que toman.

Para los niños que no reciben lactancia materna pero en cambio se alimentan con leche de fórmulas también tienen sus necesidades hídricas cubiertas, aunque existen casos puntuales donde se podría darle agua antes de los seis meses a los niños que se alimentan con fórmulas, una de estas seria entre las tomas para así suprimir la toma nocturna o si el niño se encuentra enfermo con vómitos, diarrea o fiebre, otra razón seria si el niño se encuentra acalorado o en un ambiente con calefacción o con una temperatura muy alta.

El agua puedes ofrecerla una vez el niño inicie con la ablactación; es decir cuando comience a ingerir alimentos como las papillas, si este te la rechaza en un principio no te preocupes, poco a poco la ira aceptando.

¿Qué tipo de agua puedo darle a mi bebé?

Esta es una gran interrogante ya que nace de la duda sobre la salubridad del agua y que el niño no posee un sistema inmunológico maduro como para hacerle frente a cualquier infección intestinal que pueda contraer por la ingesta de agua contaminada y su sistema digestivo no se encuentra completamente desarrollado como para resistir adecuadamente una alteración de este tipo por tal razón debemos garantizar que el agua a ingerir por nuestros niños sea completamente limpia.

Se puede dar agua del grifo a un bebé

El agua del grifo puede ser ingerida sin problema por un bebé pero solo si existe garantía de que la misma sea potable, no se encuentre excesivamente fluorada y que no fluya por tuberías de plomo, pero aun así tengamos esta garantía, el agua del grifo debe ser hervirla alrededor de un minuto y esperar que se enfrié para dar de tomar al bebé.

Se puede dar agua mineral a un bebé

El agua envasada representa la mejor opción además de que no necesitamos hervirla para darle de tomar al niño, pero es pertinente asegurarte que la misma sea de mineralización débil esto lo comprobaras al ver la etiqueta que ponga “Apta para alimentación infantil” esto quiere decir que la concentración de sodio es baja, por debajo de 25 mg/L, el Fluor 1 mg/L, y los nitratos inferiores a 50 mg/L, es recomendable que al iniciar a darle agua al bebé uses la misma marca de agua mineral.


Como dar el agua a un bebé


En algunas ocasiones el pediatra puede recomendar administrar agua al niño antes de cumplir los seis meses de edad ya que algunos pueden sugerir o recomendar que se les dé papillas sin gluten a los niños para después pasar a papillas de frutas y verduras es ahí cuando el bebé comienza su dieta semisólida que debe comenzar a ingerir agua.

El agua debe ser suministrada ya sea con vaso o biberón a pequeños sorbos evitando que el niño se llene y deje de comer o para que no tenga dolor de estómago al tomar demasiada, siempre que pienses que el niño tenga sed debes brindarle agua pero si se da el caso de que este la rechaza no te preocupes muy probablemente no la necesite en ese momento.

El niño llegado los 12 meses de edad seguirá tomando leche, más de medio litro al día que le aportara la hidratación suficiente debido a que el agua contiene 87% de agua ya sea materna o de fórmula, si a eso le añades el agua de los alimentos y los zumos estarás garantizando que tu niño este siempre hidratado, de rechazar el agua constantemente no te preocupes algunos suelen tomar agua de manera regular hasta después del año.