Los juguetes son unos de los objetos que más felices hacen a nuestros hijos y es que es su principal entretenimiento y por tanto método de ocio, y ello hace que les acaben teniendo un gran aprecio y con quienes más horas se divierten. Conforme se van acercando las fechas navideñas, nos empiezan a bombardear por televisión, prensa, radio y en estos últimos años también internet, con decenas de anuncios sobre toda clase de juguetes: tecnológicos, clásicos, de mesa, entre otros. Es por ello que hoy vamos a dedicar este artículo al tema de los juguetes, su selección y posterior compra para que nuestros hijos este año cuenten con algo divertido sin ser inproductivo para ellos.

La indústria de los juguetes ha pasado por muchas fases, desde generaciones pasadas donde las muñecas y muñecos eran los reyes del mercado, pasando por etapas posteriores donde tuvieron que hacer frente a coches y complementos de muñecas, pasando por la era de las videoconsolas y por último con todo lo relacionado con juguetes electrónicos que actualmente gobiernan este mercado tan saturado, pero lo cierto es que hay una alternativa que está cogiendo mucha fuerza, nos referimos a los juguetes educativos y creados con materiales adecuados para satisfacer las dos necesidades básicas de estos productos, por un lado divertir a nuestros hijos y por otra en la medida de lo posible ayudarle a mejorar conocimientos.juguetes_educativos

Empresas como Imaginarium o Eurekakids están posicionándose como referentes en estos temas de los juguetes educativos, esta última incluso aporta información en formato audiovisual con su canal de Youtube. Es por ello que consideramos que hay que tener presente estas alterantivas para estas navidades, con ello no queremos decir que únicamente se hayan de adquirir juguetes educativos, ya que habrá muchas ocasiones en que nuestros hijos nos soliciten explícitamente uno en concreto, que siempre y cuando consideremos adecuado a su edad, podremos comprar sin problema.

Como decíamos son dos objetivos a cumplir en la compra de juguetes, pero no es necesario que el 100% de los adquiridos cumplan ambas, eso sí, ante la variedad de juguetes puramente de ocio y otros educativos, será nuestra responsabilidad intentar hacer que la balanza de juego se acerque más a los segundos que a los primeros y ello puede pasar por tener que animar a nuestro hijo a que utilice estos juegos educativos o incluso hacerlo con él para motivar su uso.

Por tanto para estas navidades recuerda, si bien puedes comprar juguetes de todo tipo intenta que al menos el 50% tengan aspectos que permitan aportar conocimiento y que no tengan contenido nocibo para el niño. El otro 50% puedes dedicarlo a comprar juguetes que haya pedido independientemente de que sean o no educativos, pero deberán procuprar que su uso sea equitativo para conseguir que tu hijo no solo esté feliz y contento mientras juega sino que esté, sin saberlo, aportándole nuevos conceptos y mejorando su rendimiento presente y futuro.