Durante el embarazo suele presentarse complicaciones que pueden ser muy grave para la madre, este tipo de complicaciones pueden destacarse por ser afecciones que están relacionadas con alteraciones o cambios patológicos en el organismo de la mujer embarazada. Una de estas complicaciones es la eclampsia, la cual se define como la aparición súbita de convulsiones o estados de coma durante el período de gestación en el embarazo, estos episodios de convulsiones o estados de coma suelen aparecer después de la semana 20 de gestación, también al momento del apto o en las primeras horas después del parto, sin presentar afecciones neurológicas.

 

Se considera que la eclampsia es uno de los estados más complicados o grave de las enfermedades hipertensivas durante el embarazo. El termino eclampsia está relacionado con la palabra “relámpago”, en la antigüedad se usaba para buscar o indicar la aparición repentina de las tempestades en el cielo, por lo tanto el termino fue escogido para describir o señalar estos estados patológicos en las mujeres embarazadas.

En la actualidad se conoce que las convulsiones en las mujeres embarazadas suelen presentarse en un tiempo de gestación el cual ha pasado ya por etapas anteriores a la enfermedad o cuadro patológico como la eclampsia.

Descripción de la eclampsia

Se describe a la eclampsia como una de las formas más peligrosas y grave de toxemia (se refiere a la presencia de bacterias o microorganismo en la sangre, también se considera como un estado posterior a la eclampsia) en el embarazo. Este cuadro patológico se caracteriza por una aparición súbita de convulsiones, altas mediciones de la tensión arterial, proteinuria (presencia de proteínas en la orina) y edematización generalizada.

Esta enfermedad está considerada como un padecimiento característico en el embarazo, la eclampsia se encuentra entre unas de las primeras causas de muerte en las mujeres embarazadas, lo cual contribuye a las altas estadísticas de mortalidad perinatal.

Factores de riesgo de la eclampsia

Imagen cortesía de pixabay.es

De acuerdo a los factores de riesgo para la eclampsia es importante tomar en cuenta la caracterización por los grupos etarios, dependiendo del número de gestas y de la edad de mujer,  ya que estadísticamente se encuentra una alta morbilidad entre las edades de menores 18 años y mayores de 35 años, también se toma en cuenta el peso que oscila entre menor de 50 kilogramo o con tendencia a obesidad en el embarazo. Otro factor de riesgo es antecedente de enfermedades crónicas como HTA, diabetes mellitus, patologías renales, oculares, vasculares o del colágeno.

 

 

 

Complicaciones de la eclampsia

Durante los episodios de convulsiones o estados de coma pueden presentarse otras complicaciones también que pueden ser muy peligrosas, las cuales se nombrarán a continuación:

Mola hidatidiforme, es una complicación en el embrazo la cual se presenta en mujeres multíparas, se presenta un feto muy grande con hidropesía fetal y polihidramnios con antecedente de preclamsia en embarazos anteriores.

Signos y síntomas

Imagen cortesía de pixabay.es

Pueden variar desde convulsiones de manera  inminente donde se incluye altos episodios de ansiedad, epigastralgia, cefalea y visión borrosa. Es importante que durante la aparición de estos síntomas, se vigile las cifras de la presión arterial, ósea se debe verificar si hay hipertensión arterial, también hiperactividad de reflejos tendinosos de tipo profundo, los episodios de convulsiones pueden vigilarse estando la paciente acostada en la cama.

Es importante que la madre este tranquila y acostada en una habitación fresca y tranquila, que este oscura, se debe monitorear su estado general, la diuresis y la frecuencia cardiaca del bebé. Entre sus criterios diagnósticos se destacan los siguientes: Aumento de la presión arterial sistólica, presencia de proteinuria, edemas, problemas de la visión, náuseas y vómitos.