En este artículo vamos a hablar sobre un tema que si bien puede dar mucho de sí, algunos padres no acaban de aprovechar al máximo este tiempo de relajación del cual disponen con sus hijos, nos referimos al baño diario. En estos momentos que pueden durar para algunos más de lo esperado, sobre todo cuando disponemos de poco tiempo tras nuestra jornada laboral, tenemos la opción de hacer que tanto nuestro hijo como nosotros nos evadamos del día a día.

¿Qué podemos hacer para relajar a nuestro hijo durante el baño?

Todos tenemos claro cual es el objetivo del baño de nuestros hijos, no obstante hemos de tener presente que es un contexto de relajación en el cual podemos aprovechar para hablar con ellos, enseñarles conceptos relacionados, o no, con el agua, así como realizar una serie de acciones que le permitan relajarse y esperar con ganas este momento del día.

Una de las opciones más interesantes, será la de conseguir la relajación de nuestro hijo, para ello podremos obtar por poner música de fondo al estilo Baby Mozart con la cual conseguir un ambiente de desconexión junto al rudio del propio agua. A su vez el uso de champús con PH neutro para no dañar su piel, pero con olores agradables para nuestro hijo o hija, acabarán de acometer nuestro objetivo. Por último siempre es recomendable realizar pequeños masajes a nivel de espalda y cabeza, siempre aplicando poca presión y ayudados de la esponja si es necesario.

¿Qué podemos enseñarle durante el baño?

Uno de los primeros aspectos que podremos enseñar a nuestro hijo o hija en relación al baño es su propio funcionamiento, su preparación (traer el pijama que utilizaremos, la toalla con la que lo secaremos, tirar la ropa usada a lavar, etc.), así como la preparación de la temperatura del agua, uso de los champús según la parte del cuerpo, etc.

Al margen de ello, este momento es más que interesante para hablar de temas que le interesen al niño o niña, en un ambiente relajado y de diversión, incluso podemos adecuar algunas historias o cuentos sobre temas que consideremos interesanet que el niño o niña aprenda y de este modo aprovechar para que relacione el momento del baño con diversión e historias, y nosotros podamos utilizarla también para formarlo y educarlo mientras se divierte.

Sea como fuere, lo cierto es que el baño es un momento muy interesante para conseguir un gran número de aspectos, todos ellos positivos con nuestro hijo o hija, y de ser bien aprovechados, seguro que tanto pequeños como grandes estaremos deseosos de que llegue ese momento del día en el que ser solamente padres e hijos y olvidarnos del día a día.