Una vez que un ovulo es fecundado, normalmente desciende a través de las trompas de Falopio hasta el útero, donde se desarrolla durante los siguientes nueve meses. Sin embargo, existen casos donde el ovulo fecundado se aloja en las trompas sin terminar su recorrido hasta el útero, a eso se le conoce como embarazo ectópico.

 

Esto es una situación, que amenaza severamente la vida de la madre y del feto. Se han documentado muchos de estos embarazos ectópicos, donde las trompas crecen a un punto donde colapsan y revientan. Esta es una causa frecuente de las pérdidas que se dan, durante el primer trimestre del embarazo.

Riesgos del embarazo ectópico

Ser mayor de 35 años aumenta las posibilidades, ya que los embarazos ectópicos son frecuentes entre los 35 y 44 años. Haber pasado por una esterilización previa, ya que muchas mujeres que pasan por la cirugía tubárica, se someten luego a una recanalización para volver a quedar embarazadas. Por lo que, tienen un mayor riesgo de sufrir un embarazo ectópico.

 

Una infección previa donde se determine alguna enfermedad pélvica inflamatoria, como las de trasmisión sexual que no se trataron adecuadamente, como la gonorrea o la clamidia.

 

La frecuencia entre los embarazos ectópicos aumente entre 10-25% las probabilidades de sufrir nuevamente un embarazo de este tipo. Cuando una mujer es portadora del dispositivo DIU (dispositivo intrauterino) como método anticonceptivo, pueden quedar embarazadas con el riesgo elevado de un embarazo ectópico.

 

Las mujeres que padecen endometriosis, que es cuando el endometrio crece fuera de la matriz, lo que afecta tanto los ovarios, las trompas de Falopio, el intestino grueso y cualquier ligamento que sostenga el útero.

 

Tener algún tipo de defecto congénito en las trompas de Falopio

Las mujeres con afición al cigarrillo, tienen el doble de posibilidades de padecer un embarazo ectópico, ya que la nicotina dificulta la circulación, por lo que dificulta el paso del ovulo por las trompas de Falopio.

Síntomas del embarazo ectópico

Los diferentes embarazos suelen coincidir siempre en los síntomas, nauseas, fatiga, vómito y distintas sensibilidades. Muchas mujeres, no se percatan de su embarazo hasta un tiempo después, y en el caso de un embarazo ectópico solo es posible determinarlo a través de la realización de un ultrasonido temprano. Ya que, muchas mujeres no presentan síntomas que alerten este tipo de problemas gestacionales.

 

Al realizar una prueba de embarazo, esta puede resultar positiva pero podría ser un falso positivo, siempre hay que confirmar la presencia del embrión a través del ultrasonido para sí determinar su posición en el útero.

Señales de alarma

Dolor muy fuerte, que puede llegar a presentarse en uno o ambos lados del abdomen. Malestar al orinar, o al momento de realizar cualquier movimiento brusco. Si el embarazo ectópico resulta en ruptura de la trompa, este dolor se presentaría de forma constante por toda la zona pélvica.

 

Perdidas de sangre, que pueden presentar algunos días antes con alguna tonalidad parda. Se ha determinado que solo el 50% aproximadamente, presenta el sangrado vaginal, en el caso de la ruptura de la trompa, se presentaría un sangrado intenso.

 

Náuseas y mareos, los cuales son difíciles de diferenciar entre un embarazo uterino y un embarazo ectópico. Se pueden presentar desmayos y dolor en la zona lumbar (parte baja de la espalda), además de dolor en los hombros y presión en la zona del recto.

 

Cuando este tipo de embarazo no se detecta a tiempo, este puede seguir su curso y desarrollarse fuera del útero. Incluso, puede causar la ruptura y pérdida de las trompas de Falopio, ya que el espacio de ellas no es lo suficiente para permitir el crecimiento adecuado del embrión. Así que, es fundamental la evaluación y tratamiento a este tipo de embarazos, que pueden ser altamente perjudiciales.