La fetoscopia es una técnica que da la oportunidad de ver  todo lo relacionado al bebé incluyendo el feto, la placenta y el cordón umbilical de la madre, consiste en introducir un instrumento diminuto llamado fetoscopio, este instrumento es asistido con una iluminación de fibra óptica.

También el fetoscopio puede tener instrumentos especialmente diseñados  para hacer cirugías o para obtener la sangre del feto, realizar las biopsias o cirugías menores para que los bebés nazcan sin ninguna malformación o ningún tipo de problema físico y que su desarrollo sea completo sin ninguna complicación.

Usos generales de la fetoscopia

Actualmente tiene un uso mayor en la transfusión, es decir para el cambio de sangre y se realiza a través del cordón umbilical, lo que hace posible cambiarle la sangre al bebé en caso de enfermedades tipo hemolítica provocado por algunas incompatibilidades por culpa del factor Rh.

Es usado de igual manera para sacar la sangre del bebé para cerciorar si existe alguna sospecha de hemofilia, anemia mientras se desarrolla el feto lo que puede causar bajo peso al nacer, algunas enfermedades del metabolismo en el feto o algunas infecciones que es posible que haya contraído el feto que sean virales.

En algunos casos se usa este instrumento para la obstrucción del feto en las vías urinarias, mediante este proceso se puede colocar un catéter en la zona del abdomen para drenar toda la orina del feto, esto evita que se destruya el tejido renal, en conclusión es para que el bebé pueda tener una vida normal y sin complicación alguna.

Antecedentes de la fetoscopia

Antes de existir este tipo de tecnología hace algunos años la imagen del feto aferrándose al dedo del cirujano que lo operaba quedo en los ojos de millones de personas el feto solo tenía veinte un semanas de gestación, la operación era por causa de que el bebé tenía el futuro de una malformación conocido como la espina bífida, es algo que se caracteriza por tener la medula espinal pero no se cierra.

Esto causa exceso de líquido en el cerebro y podría terminar en parálisis parcial o completa de las extremidades de la parte baja al nacer, es decir, podría ser probable no poder mover todo el torso inferior y nunca sentir sus piernas.

Las principales causas de que esto suceda en los bebés es que la madre contiene enfermedades  o no contiene los suficientes nutrientes y vitaminas, como es en este casi que la principal causa de la espina bífida es que la madre no contenía el suficiente acido fólico antes de empezar el embarazo y en las tres semanas que siguen del embarazo.

Solo el cinco por ciento de los casos es desconocida su causa, el tubo neutral es la parte donde empieza a formar el cerebro del embrión y la médula espinal. Lo llamado espina abierta es lo que afecta la columna vertebral y en algunos casos la medula espinal.

Las dos mayores complicaciones que pueden afectar al feto pueden ser operadas por endoscopio y esto generalmente afecta a los embarazos de gemelos. Una de estas complicaciones es la de transfusión feto-fetal, en este caso uno de los fetos recibe más sangre que el otro por lo cual uno crece más que el otro.

La otra complicación es la de síndrome de perfusión en la arteria reversa, lo que sucede es que el feto que se estaba produciendo fallece precozmente, por lo tanto el corazón de uno hace el máximo esfuerzo para mantener con vida a ambos cuerpos. En los dos casos la cirugía corta el paso de sangre que existe entre los fetos y normaliza la situación.