Hay ciertas afecciones y molestias que afectan a las mujeres durante la etapa del embarazo. La hiperémesis gravídica es una de ellas. Probablemente no estés muy familiarizado con esta afección ni sepas en qué consiste. Si es el caso, no tienes por qué sentir avergonzado. Quién les escribe tampoco está muy familiarizada con la hiperémesis gravídica, en qué consiste o cómo se trata. Si quieres saber en qué consiste la misma, te recomendamos continuar leyendo el presenta artículo hasta el final.

Podemos definir hiperémesis gravídica como la manifestación continua de náuseas y vómitos en las embarazadas de manera crónica. Como todos sabemos, los vómitos y las náuseas son muy comunes en cualquier embarazo, pero no deberían ser demasiado frecuentes. Si es el caso, puede traer consecuencias terribles para madre como pérdida de peso o deshidratación. Muchos lo pueden tomar como algo común en el embarazo, pero hay que tomar medidas urgentes si afecta el bienestar de la madre.

Consecuencias en el embarazo

Las mujeres que padecen de esta terrible afección tienden a perder peso de forma significativa. Se puede tener una idea de lo grave que es esta afección cuando una embarazada comienza a perder peso en vez de aumentarlo. Además, las embarazadas manifiestan sentir se agotadas y exhaustas en todo momento. El embarazo genera agotamiento, pero no es normal que la futura madre se sienta exhausta sin haber realizado una actividad que demande un esfuerzo considerable de su parte.

También pueden comenzar a padecer de una grave retención de líquidos. De nuevo, es un síntoma normal en cualquier embarazo, pero deja de serlo cuando se manifiesta excesivamente. Además, la hiperémesis gravídica aparece a la quita semana de embarazo aproximadamente. En esa etapa del embarazo, no se debería padecer de retención de líquidos aún. Si es el caso, es obvio que algo malo está ocurriendo.

Como dijimos anteriormente, muchas madres pueden deshidratarse si están padeciendo de hiperémesis gravídica. Como consecuencia de la deshidratación, pueden aparecer otros síntomas que afectan la vida diaria de la futura madre. Por ejemplo, pueden aparecer fuertes migrañas, dolores de cabeza, palpitaciones, entre otros síntomas. Una embarazada que esté padeciendo de estas afecciones, no puede llevar una vida laboral y amorosa normal.

Consecuencias en los bebés

No son muchos los estudios que se han realizado sobre las consecuencias que la hiperémesis gravídica podría traerle a los hijos de las madres que la padecieron. Sin embargo, no es posible afirmar que estos niños vayan a padecer problemas de salud en el futuro a causa de esta afección. Por lo mismo, no hay consecuencias directas para los bebés en caso de que sus madres padezcan de esta afección durante la gestación.

Ahora bien, si puede haber otros peligros para el feto como resultado de una deshidratación continúa en la madre. Si la embarazada pasa mucho tiempo deshidratada como consecuencia de la hiperémesis, el feto puede verse seriamente afectado. Por ejemplo, el bebé podría padecer de algunas afecciones crónicas como la diabetes. Además, el niño también puede verse afectado por futuras enfermedades cardiovasculares. Como estás viendo, esta afección no es ningún juego.

¿Qué hacer contra esta afección?

Si estás padeciendo de esta terrible afección, hay muchas cosas que puedes hacer. Por ejemplo, se puede recomendar el uso de sueros y perfusiones intravenosas de agua y glucosa. Las mismas tienen el propósito de revertir la deshidratación, sus síntomas y sus posibles consecuencias. Por lo mismo, la embarazada requiere de hospitalización inmediata, reposo absoluto y un régimen alimenticio muy estricto. Si son demasiadas las molestias, se pueden usar cierto tipo de sedantes que no afecten al feto.

Otra manera de revertir las consecuencias de la hiperémesis gravídica es el uso de suplementos que reviertan los efectos de los constantes vómitos. No debemos olvidar que son muchas las vitaminas expulsadas a través de cada vómito.