Cuando un doctor se da cuenta de que un muer está embarazada es necesario que realice una serie de pruebas y una de las más importantes es la prueba para conocer a qué tipo de grupo sanguíneo pertenece, esto a través de análisis comunes de sangre. Aunque parezca un proceso básico es de vital importancia porque este nos va a determinar su factor RH además del tipo de sangre.

El factor RH desempeña un papel muy importante en la salud no tanto de alguno de los padres pero si del bebé, por lo que es crucial que se tenga esta información desde que la mujer comienza el periodo de embarazo.

El factor RH

Casi todas las personas o por lo menos un 85% cuentan con un factor RH+, y este va independiente de los grupos sanguíneos (A, B, AB y O), bien, el problema ocurre cuando una persona posee RH positivo en su sangre y la otra tiene RH-, por que el bebé, en estos casos puede nacer con algún problema de salud.

Este factor RH, se trata específicamente de una proteína de las células, la cual varía según los glóbulos rojos de una persona, en la mayoría de los casos no hay problema de incompatibilidad RH sino solamente cuando la madre tenga Rh negativo y el padre tenga RH-.

Padre con RH+ y madre con RH-

De las variables combinaciones existentes durante un embarazo, solamente se produce un riesgo cuando la madre es Rh- y el padre Rh+, pero automáticamente este riesgo queda completamente descartado si el bebé tiene el Rh- proveniente de la herencia de la madre.

Si la mujer (Que tiene el Rh negativo) y el hombre (con Rh positivo) llegan a tener relaciones y concebir un hijo, siempre estará la posibilidad de que nazca con problemas de salud producto a que no haya heredado el Rh negativo de su madre sino el Rh de su padre, el Rh positivo.

¿Todos los embarazos son riesgosos?

Imagen cortesía de pixabay.es

No, no todos los embarazos suponen un factor de riesgo en cuanto a la compatibilidad de Rh, porque la madre no está completamente sensible a los efectos sino hasta después del segundo embarazo; la explicación científica de esto es porque la sangre que tiene el feto no tiene ningún tipo de contacto con el sistema circulatorio de la madre durante el período de gestación.

Ante todo, es importante señalar que se considera primer embarazo a cualquier tipo de periodo de gestación anterior –aunque- este no haya finalizado el ciclo, es decir, que se haya interrumpido el embarazo.

¿Cuáles son las consecuencias de la incompatibilidad del RH para el bebé?

Imagen cortesía de pixabay.es

A partir del segundo embarazo, cuando la madre concibe un organismo con proteína Rh+ en su cuerpo, las va a detectar como extrañas por lo que los anticuerpos pueden pasar a afectar al bebé al momento de atacar esas células.

Una vez que la madre ha comenzado a atacar a esas células, es posible que se rompan los glóbulos rojos que tenga el feto o que sufran una posible dilatación. Si esto ocurre, pasa lo que se conoce como enfermedad hemolítica, o también Rh del recién nacido.

Para los científicos y estudiados del tema, esta enfermedad se conoce como eritrobasltosis fetal y se reconoce como un trastorno sanguíneo consecuencia a la aparición elevada de eritroblastos liberados a la circulación.

En algunos casos el bebé no sufre ninguna consecuencia muy grave debido a esto, pero en otros puede inclusive significar la muerte después de nacer o cuando aún se encuentre dentro del vientre de la madre (es tratable mediante transfusión intrauterina).

Los síntomas notables durante el nacimiento si posee incompatibilidad Rh son generalmente anemia, ictericia y agrandamiento del hígado; para su solución es necesario transfusiones de sangre para el bebé.