A todos nos gusta dormir, si bien es cierto que depende de la persona lo que entendemos por dormir lo suficiente puede variar entre las 6 y las 10 horas, lo cierto es que los expertos recomiendan dormir entre 7 y 8 horas a diario con el fin de descansar de toda la actividad llevada a cabo a lo largo del día y conseguir fuerzas para arrancar al día siguiente con las energías renovables. En este artículo vamos a ver como de importante es esta acción para un niño o niña pequeño y cuantas son las horas que deberíamos estar dejándoles dormir para su correcto desarrollo.

Las horas de sueño en la infancia

La infancia es una de las etapas donde los humanos más dormimos de toda nuestra vida, y es que será muy común recordar la imagen de ver a un bebé durmiendo incluso en más ocasiones de las que lo vemos despertarse, y es que durante sus primeros 24 meses de vida el % en el que duermen vs el que están despiertos puede rondar el 60% vs el 40%, por tanto más de la mitad. Durante este tiempo el cerebro sigue trabajando y muchos profesionales así como numerosos estudios recalcan la importancia de aprovechar estos momentos al máximo e intentar evitar las situaciones en las que el sueño se ve interrumpido.

Ventajas de dormir para el niño

Cuando los niños son pequeños, las ventajas de dormir las horas que pertocan no se limitan a descansar y tener más fuerzas para el día siguiente, sino que interviene directamente sobre su rendimiento futuro a nivel también cognitivo.

El dormir las horas correctas permite que el cerebro se desarrolle de modo normal y el no hacerlo implica que en un futuro el niño o niña pueda desarrollar numerosos problemas como pueden ser la falta de atención, un carácter introvertido, carácter con mayor predisposición a la frustración así como otra tendencia a ser más vulnerables a enfermedades como la otitis. En definitiva, todo un conjunto de situaciones no deseadas que se pueden trabajar desde la primera infancia a base de hacer del sueño una actividad más y dándole la importancia que le pertoca haciendo que no sólo nosotros, sino también los demás, respeten ese momento.

Invirtiendo en su futuro

Lo que muchos padres pasan por alto aun y sabiendo la importancia de dormir las horas que pertocan, es invertir en su descanso y  ello se centra principalmente en hacer la compra adecuada del colchón así como de una almohada correcta. Si bien puede ser un coste importante la diferencia entre un colchón de calidad y otro más asequible, hemos de tener muy claro que en ningún caso lo hemos de asumir como un coste extra, sino como una inversión de futuro para la salud de nuestro bebé y ello ha de ser motivo suficiente para dedicarle el tiempo necesario a su búsqueda.

Esperamos que este artículo os haya permitido valorar en mayor proporción la importancia que las horas de sueño y el dormir en sí tienen para vuestro hijo no sólo a nivel de actividad y descanso, sino para su desarrollo presente y futuro a todos los niveles incluyendo el cognitivo.