En el mundo del comercio y de los bienes y servicios, los sectores de la economía deben dividirse en un cúmulo de actividades que se clasifican dada la importancia que cada una de ellas tienen para la población, como es el caso de las actividades terciarias.

Qué son las actividades terciarias

De tal modo tenemos que las actividades terciarias pertenecen al sector terciario del comercio, y en realidad son actividades que se encargan de la venta y la distribución de los bienes, productos y servicios que son creados por las otras actividades: las primarias y las secundarias.

En este sentido, estas actividades a pesar de estar en una tercera posición, son importantes para los sectores de la economía de avanzada pues sin ellas todo lo que se produce no podría ser vendido, pues estas actividades terciarias se encargan de ese tipo de intercambio comercial entre persona y empresa.

Importancia de las actividades terciarias en el día a día

Como se menciona anteriormente, las personas o empresas que realizan estas actividades suelen ser primordiales y esenciales para que la economía tenga el curso que posee actualmente.

El intercambio de notas de valor conocidas como dinero a cambio de algo por lo cual su precio fluctúa por el coste de obtención y producción  y coste de oferta y demanda.

En este sentido, las actividades terciarias son una de las ramas de la economía donde muchas personas centran su atención pues son las que finalmente pueden poner ciertos productos al alcance de nuestras manos y gracia a ellas.

Por eso el tercer eslabón en la cadena de comercio, el mismo se lleva a cabo sin interrupciones.

Qué son las actividades terciarias

El intercambio comercial es una de las razones por las cuales los países pueden mantenerse a flote, donde, si por diversas razones, no fluye, los conflictos económicos que se generan pueden llevar a una inflación o hiperinflación.

Por ello, es fundamental el mantenimiento de las actividades terciarias dentro de un ámbito comercial estable y sobre todo que el mercado siempre sea cambiante en la variedad de los productos que se ofrecen, de esta manera, las empresas responsables en realizar las actividades terciarias, pueden asegurar su longevidad en el monopolio financiero.

Actividades terciarias

Algunas de las actividades terciarias que se realizan día tras día ofreciendo diversos servicios en pos del bienestar social y del mantenimiento constante de la economía son aquellas en las que destacan también empresas prestadoras de servicios.

En un ejemplo más directo, las cadenas de supermercados pertenecen al sector de las actividades terciarias debido a que ellos se encargan de distribuir, ofrecer y vender productos de alimentación y de otros rubros para el consumo de las masas.

En este sentido y proceso, muchos factores intervienen en dichas actividades como el precio, la calidad, el tiempo, la atención, el tipo de servicio e incluso la localización geográfica, logrando sectorizar al mercado y dando un estatus a los consumidores, adaptando comportamientos para atraer y lograr llevar a cabo los intercambios a clientes que se familiaricen con el tipo de empresa o compañía, además de los valores, visión y propósito de los mismas.

Qué son las actividades terciarias

Dentro de esta clasificación, algunos servicios relacionados con las actividades terciarias son el comercio en general, siendo una actividad en la que se intercambian mercancías producto de la compra y la venta.

Las comunicaciones por su parte hacen más fácil a las personas hacer el intercambio de ideas, mercancías e información a través de distintos mecanismos como el internet, la telefonía y el correo.

La prestación de servicios como agua, luz, teléfono, internet, gas, aseo, asistencia médica, asistencia social, seguros, educación, asistencia legal, asistencia psicológica, labores sociales, entre otros, forman parte de las actividades terciarias.

El turismo y el transporte, sea vía aérea, marítima o terrestre, también son pilares fundamentales para estas actividades en el mundo del comercio.