La salud de tu embarazo y de tu bebé, depende en su mayoría que te dediques a cuidarlo. El que tengas un embarazo feliz y sano, sin problemas y que, tú bebé sea fuerte y hermoso tiene mucho que ver en cómo te cuidas a ti misma durante ese proceso.

Es por esto que, aquí te mencionaremos algunos de los consejos que puedes seguir para que ese embarazo llegue a término de forma saludable y sin complicación alguna. Puede que algunas de estas cosas ya las sepas, sin embargo, nunca está de más refrescar conocimientos y actualizarse con la información útil.

Atención prenatal temprana

Imagen cortesía de pixabay.es

Lo ideal es que tanto tú, como tu bebé reciban atención y cuidados desde el momento que te enteras que estas embarazada. La primera consulta es la más importante, debido a que con ella te harán una serie de exámenes para descartar cualquier problema que se pueda presentar y además, en caso de que exista alguno, tratarlo lo más rápido posible.

Por otra parte, si eres una mujer que toma medicamentos de forma constante, es importante que avises a tu médico de cabecera que estas embarazada, así de esta manera pueden cambiar tus medicamentos para que no afecten al bebé de alguna forma negativa.

Alimentación sana y balanceada

Normalmente todos te dicen que durante el embarazo debes comer por 2 personas, sin embargo, esto es simplemente un mito por lo que, si sigues este consejo cuando termines el embarazo vas a necesitar una grúa para que puedas movilizarte. La verdad del asunto es que solo necesitas 300 calorías y 25g de proteína adicionales por día para cubrir tanto tus necesidades como la del bebé.

Es cierto que tus requerimientos en alimentación cambian, sin embargo, no debes hacer cambios drásticos para que sea sana y balanceado. Lo único que debes evitar, es consumir carne, huevos y embutidos crudos, ya que las bacterias que predominan en ellos, aunque son inofensivas en muchos casos, pueden hacer daño a tu bebé.

Suplementos vitamínicos

Ahora que estas dentro de una nueva etapa en tu vida, lo mejor que puedes hacer es consumir las vitaminas adecuadas. Usualmente las vitaminas prenatales tienen mucho más hierro y ácido fólico que las comunes. Además, debes asegurarte que consumes calcio todos los días, no necesariamente en mayor cantidad pero es fundamental que lo consumas regularmente y sin falta.

Lo ideal es que, si planeas quedar embarazada empieces a tomar ácido fólico antes de concebir y una vez que recibas la buena noticia, aumentes la dosis. También debes asegurarte de tomar el hierro suficiente durante el embarazo, pero todo debe ser bajo vigilancia médica, no tomes suplementos adicionales si tu médico no lo autoriza.

Ejercicio

Los ejercicios adecuados durante el embarazo, te aseguraran la fuerza y resistencia que necesitas para sostener a tu cuerpo durante sus cambios mensuales. Además, te ayudara con los dolores corporales y a mejorar la circulación. Incluso, te prepara físicamente para el parto y a recuperarte después del nacimiento.

Dile “NO” a los vicios

 

Imagen cortesía de pixabay.es

Es muy importante al momento que te enteras de tu embarazo, que evites el consumo del alcohol, drogas y cigarrillos. Todos estos pueden poner bajo mucho riesgo a tu embarazo, y aumentar las probabilidades de malformaciones en tu bebé.