El proceso digestivo es aquel llevado a cabo por los organismos vivos, tanto pluricelulares como unicelulares. Para obtener la materia prima necesaria para el mantenimiento y funcionamiento adecuado del organismo. Este proceso comporta la transformación de sustancias complejas en sustancias más sencillas que sean fácilmente asimilables por el cuerpo. En los organismos heterótrofos (aquellos que no producen su propio alimento) este proceso depende de consumir a otros seres vivos, como vegetales o animales. Los seres humanos pertenecemos a este grupo, por lo que no somos capaces de producir nuestro propio alimento y dependemos de obtener esos nutrientes de otros. El proceso de la digestión en los seres humanos puede clasificarse según el tipo de proceso involucrado para la transformación de las sustancias en compuestos más simples. Los tipos de digestión que hay son la digestión mecánica y la digestión química.

Los Tipos de Digestión del cuerpo humano

Digestión Mecánica

La digestión mecánica es uno de los tipos de digestión que inicia en la boca, específicamente con el proceso de la masticación. Que involucra dientes, lengua y maxilares para la destrucción de los alimentos volviéndolos una papilla. También llamada bolo alimenticio, que puede ser fácilmente deglutida. Este bolo es llevado a través del esófago hacia el estómago, y de ahí a los intestinos a través de los movimientos contráctiles de los músculos de esos órganos, conocidos como movimientos peristálticos. Los cuales, finalmente, llevan a la expulsión de las sustancias degradadas fuera del cuerpo a través del recto y de éste hacia el exterior en forma de heces.

El propósito de este proceso consiste en la transformación de los sólidos en una papilla. Cuyos nutrientes puedan ser fácilmente extraídos por los medios químicos de la digestión. Así como la fácil transportación del bolo a través del aparato digestivo.

Los Tipos de Digestión del cuerpo humano

La Digestión Química

La digestión química es la otra cara de la moneda de los tipos de digestión. Ésta permite la extracción de los nutrientes al degradar las sustancias contenidas en los alimentos volviéndolas más simples y asimilables. El proceso también inicia por la boca, específicamente con las glándulas salivales. Las cuales contienen enzimas que degradan el alimento en moléculas más simples, además de humedecerlo para su fácil deglución. El siguiente paso ocurre en el estómago. El cual produce jugos compuestos principalmente de ácido clorhídrico y enzimas, conocidos como jugos gástricos. Los cuales atacan las moléculas de los alimentos, transformándolos en una sustancia blanquecina llamada quimo.

El quimo pasa así a la siguiente fase del proceso digestivo en el que es empujado desde el estómago hacia el intestino delgado. A lo largo de este órgano tubular de aproximadamente 7 metros de longitud el quimo es atacado por los jugos intestinales. A los que se unen los jugos pancreáticos, producidos por el páncreas, y la bilis, producida por el hígado y la vesícula biliar. Es aquí donde lo que resta del quimo se transforma en lo que se denomina quilo.

Los Tipos de Digestión del cuerpo humano

Finalizando la digestión

En el intestino delgado se absorbe todo lo que puede ser transformado en moléculas simples. Que a su vez puedan ser transportadas por las vellosidades intestinales. Estas hacia el torrente sanguíneo para su diseminación por el cuerpo. Hacia el final del trayecto, el alimento ha adquirido un aspecto notablemente distinto del que tenía al inicio. Y lo que no puede ser asimilado se vuelve sustancia de desecho y debe ser expulsado. Por lo que es transportado al intestino grueso, el cual empuja esta masa digerida hacia el recto. Por donde son expulsadas las materias fecales tras la acumulación de las mismas en el intestino.

Todo este largo proceso supone la asimilación de sustancias. Las que nos permitirán tener la energía para mantener nuestro cuerpo en buen funcionamiento. Para así suplir las demandas del día a día con suficiente energía.