En este artículo vamos a hablar sobre un tema totalmente actual y que cualquier padre de hijos o hijas de cierta edad, y de hecho cada vez más temprana a medida que los años van pasando, ha podido comprobar, nos referimos al uso frecuente y en ocasiones excesivo, de los videojuegos. En la actualidad, tanto con el soporte de una consola, un ordenador o un teléfono inteligente (smartphone), los más pequeños pueden tener acceso a una gran variedad de opciones de ocio relacionadas con el mundo virtual. Vamos a ver como puede afectar esto a nuestros hijos y si hay que tomar algunas medidas, como padres, para conseguir que las conotaciones de una actividad tan ociosa puedan acabar siendo nocivas.

¿Los videojuegos son buenos para los niños?

Esta pregunta es más objetiva de lo que parece, la respuesta corta sería sí, los videojuegos son buenos para los niños y niñas, pero como todo, hay matices que realizar. Los videojuegos hemos de recordar que por definición inlcuyen la necesidad de estar ante una pantalla, lo cual ya los hace de por sí, una actividad que no puede llevarse a cabo durante un excesivo tiempo diario.

Por otro lado, son productos con una gran heterogeneidad entre ellos, es decir, existen videojuegos de muchas clases y ello hará que necesariamente controlemos el contenido de cada uno de ellos antes de adquirirlos para nuestros hijos. Las aventuras gráficas, educativas, con contenido didáctico, etc., existen y han de ser nuestro objetivo. Hemos de obviar todo lo relacionado con los relacionados con los actos violentos, aunque siendo sinceros suelen estar bien posicionados entre los mas vendidos. Los videojuegos relacionados con deportes también pueden ser interesantes, eso sí, siendo conscientes de que su valor será más de ocio que de aportación de valor educativo alguno.

¿Cuando rato deben jugar a videojuegos?

Ante esta pregunta las respuestas pueden ser muy variadas según el emisor, no obstante lo que si hemos de tener claro es que van tras cualquier otro tipo de actividad que contenga responsabilidad para el niño, es decir, tareas escolares, del hogar e incluso extraescolares como el deporte, son siempre prioritarios ante actividades relacionadas con los juegos de ordenador o consolas.

Respecto al tiempo que le pueden decir a esta actividad, irá relacionada a su vez con su edad, no obstante no se considera adecuado que en ningún caso se sobrepasen las dos horas diarias, incluso en épocas de mayor exigencia academica, se aconseja ni tan siquiera utilizar estos juegos de lunes a viernes, dejándolos únicamente para los fines de semana, eso sí, con una permisidad mayor respecto a los tiempos que se les pueden dejar utilizar.