En 1886, se dan a conocer las características comunes de los pacientes que presentan trisomía 21, un déficit en la elasticidad en la piel, lo que genera que el cuerpo tenga una apariencia más excesiva, y la cara esté achatada con una nariz pequeña. En el transcurso de los años 90, se describe la forma en el exceso de piel de las personas que padecen de Síndrome de Down, las características podrían ser visualizadas por medio de una ecografía como consecuencia al aumento de la translucencia nucal durante el tercer mes de vida.

Es así como el avance de la ciencia ha abierto las puertas a la implementación de nuevos métodos de estudio que logran detectar cualquier tipo de anomalía del feto durante el transcurso del embarazo.

Dichos estudios, se encuentran basados en la detección de las características que aunque no constituyan una malformación definitiva, se encuentran en su mayoría asociadas al padecimiento de anomalías cromosómicas, genética y/o anomalías en el feto.

La translucencia nucal, edad y los niveles hormonales son considerados como marcadores de riesgo que son más utilizados durante el transcurso del primer trimestre. El uso de los marcadores permite el aumento de los porcentajes de la detección de alguna anomalía y, a ello se debe que en ocasiones haya una combinación en los resultados.

En el apartado de hoy te explicaremos todo lo que debes y necesitas saber sobre la medición del pliegue nucal. Presta atención, que es muy importante.

Medición de pliegue nucal: ¿Qué es?

Imagen cortesía de pixabay.es

La translucencia nucal también conocida como medición del pliegue, consiste en medir con una ultrasonografía en HD, un pequeño espacio de la anatomía, de la nuca del bebé, donde normalmente se tiende a acumular el líquido fisiológico durante la gestación.

Este tipo de estudio es realizado con la finalidad de detectar si el niño padecerá de Síndrome de Down y demás desordenes que pueden ser causados por copias de más del cromosoma, así como algún defecto del corazón.

El especialista es el encargado de medir el espacio del tejido que suele conocerse como sonolucencia o translucencia nucal. Cada de vez se caracteriza por presentar un líquido en la parte posterior de cuello, pero aquellos fetos que tienen anomalías en el cromosoma suelen tener más cantidades de líquido en el pliegue.

¿Cuándo se debe de hacer?

El momento adecuado para poder realizar este tipo de examen debe de ser entre la semana 11 o 14 cuando la base del cráneo aún se puede visualizar. Este momento es importante porque a medida que el bebé sigue en desarrollo, la base va perdiendo lucidez.

Es durante este momento que se logra medir la translucencia y efectuarla, en la gran mayoría de lo caso, se realiza un evaluación en la anatomía fetal.

¿Cómo puede ser realizado este estudio?

Imagen cortesía de pixabay.es

Es importante que la persona que vaya a realizar dicho estudio sea un especialista en la materia. Las mediciones correctas y confiables dependan de gran manera de las capacidades del operador.

La técnica desde su nacimiento y hasta la actualidad ha ido modificándose, de modo que ha logrado mejorar todo el protocolo de las técnicas para realizar una medición correcta. En el presente, una de las técnicas más usadas se encuentra establecida por los estándares y que fueron elaborados para saber las medidas de los embriones.

 

En conclusión, es importante siempre estar al día con la medición de los pliegues del bebé para evitar cualquier tipo de anomalía en el futuro próximo. Entre más nos involucremos en la salud del feto y más vayamos realizando los exámenes correspondientes, menores serán los daños.