Desde el punto de vista biológico, el consumo de alimentos tiene a lo largo de la vida un solo objetivo, el cual es proporcionar al organismo los nutrientes y las energías suficientes para que funcione correctamente. Durante el proceso de crecimiento de los niños y adolescentes es imprescindible controlar la alimentación para estar seguro de que se estén aportando los recursos necesarios para organismo de nuestros niños, para así evitar insuficiencias y abusos que puedan afectar un sano desarrollo.

La alimentación

Imagen cortesía de Pixabay.es

La alimentación juega un papel importante en el crecimiento de los niños, para poder aumentar la masa corporal. En esta etapa de crecimiento las necesidades nutricionales se incrementan. Es necesario consumir de manera equilibrada aquellos alimentos que contengan las proteínas fundamentales, como los carbohidratos, las grasas, las vitaminas  y los minerales bien administrados en las cantidades necesarias para el buen funcionamiento de las células.

Una de las principales preocupaciones en esta etapa de la vida, es la apariencia física que suele presentar un niño en comparación con otro. En general, el estado físico de algunos niños no coincide con proporcionalmente con la percepción de su crecimiento. Hay algunos niños que tienen el peso y estatura adecuada según su edad, y sin embargo, lo mismo están disconformes con su apariencia física.

La obesidad vs. La delgadez

Existen muchos niños que pueden presentar problemas de obesidad, otros, también pueden presentar delgadez extrema, y ambas causas no son reconocidas en tales situaciones. Entonces, entra en conflicto el dilema si modificar los alimentos para que el niño se sienta bien con su apariencia física, puede ser bien o por el contrario puede ser perjudicial para la salud. Entonces he aquí donde radica que se debe estar atento de un programa alimenticio acorde con las necesidades nutricionales que se tienen según la edad del niño.

Varones vs. Hembras

No es igual el requerimiento nutricional de los varones que el de las hembras. Más allá de las características personales y de las actividades físicas que cada uno de ellos requiere de manera individual, el varón utiliza el valor nutricional para el desarrollo de su sistema muscular, y las hembras se inclinan para acumular grasas en su organismo. Esto es un hecho desde los comienzos de la humanidad los cuales diferencian al varón asociado al desarrollo de la fuerza para enfrentar el trabajo y en la hembra acumular energía para cuando le llegue el momento de la maternidad.

Mal comer mal crecer

Imagen cortesía de Pixabay.es

La dieta que debe seguir todo niño debe contener suficiente energía, ser equilibrada, completa, variada e higiénica. Con suficiente energía significa que tenga la cantidad adecuada de kilos calorías para cubrir las necesidades del crecimiento.

Para calcular los kilos calorías se toma en cuenta la estatura y la actividad física que desempeña el niño, que puede variar según su tipo (ligera, moderada o intensa) y el tiempo que le dedique. Se calcula que un niño de 12 años debe consumir 2600 kilo calorías a diferencia de un adolescente de 16 años, el cual debe consumir aproximadamente unas 3400 kilos calorías. Los alimentos sugeridos a consumir se pueden agrupar en tres grupos, cereales y tubérculos; frutas y verduras,  proteínas de origen animal y leguminosas.