Los oligohidramnios son identificados como la cantidad disminuida de líquido amniótico durante la etapa de gestación de las mujeres. El contrario a esto, es la polihidramnios, que se refiere a ese exceso de líquido amniótico rodeando al feto. Tener cualquiera de las dos puede causar una serie de complicaciones. A continuación explicaremos un poco más acerca de esta condición para estar preparada en el embarazo.

 

Principalmente, se debe tener un poco de conocimientos acerca del líquido amniótico para conocer sus riesgos, tanto los oligohidramnios como los polihidramnios, para tener mayor entendimiento en estos temas; sobre todo si se trata de alguna madre primeriza que está conociendo sobre los riesgos que existen durante el embarazo.

 

Líquido amniótico

 

Este es un líquido que se forma a nivel del útero, el cual se encuentra rodeando en su totalidad al feto. Éste líquido es un componente muy importante en las etapas del embarazo. Se puede identificar fácilmente porque es un líquido de color un poco amarillento, el cual empieza a rellenar completamente donde se encuentra el feto, el saco amniótico.

 

Esto ocurre después de haber pasado las dos semanas de fecundación y comienza a envolver a todo el bebé mientras ocurre su debido desarrollo dentro del vientre de la madre. Este líquido tiene una combinación de componentes, tales como proteínas, lípidos, carbohidratos, fosfolípidos, electrolitos y urea; los cuales son importantes para un correcto desarrollo fetal. Cabe destacar que, también contienen algunas células del feto, que son las que sirven para el diagnóstico de cualquier anomalía en el feto.

 

Producción del líquido amniótico

 

Comienza a producirse mientras estamos en el primer trimestre del embarazo, el cual es producido por la madre. El líquido amniótico es definido como un ultrafiltrado del plasma de la madre, el cual atraviesa el saco amniótico desde el sistema circulatorio materno. Sin embargo, cuando nos encontramos en el segundo trimestre del embarazo, el feto comienza a ingerir el líquido y comienza a producir orina. Esto último ocurre muy seguido durante el día y es un comportamiento normal en el embarazo. Cabe destacar que, el líquido amniótico tiene un 90% de composición de orina.

 

Cantidad adecuada del líquido amniótico

Imagen cortesía de pixabay.es

Esta cantidad comenzará a aumentar mientras que el embarazo empieza a avanzar, logrando una capacidad máxima de su volumen, aproximadamente entre los 800 ml y 1 L mientras se encuentra entre las semanas 32 y 36 en la etapa de embarazo. Desde ese momento es que comienza un descenso ligero del líquido amniótico, esto ocurre hasta el momento del parto.

 

En las 40 semanas, puede haber un aproximado de 600 ml envolviendo a todo el bebé. Es importante saber que el feto es el que va a controlar el volumen de ese líquido amniótico, realizando una compensación en la velocidad de esa producción, es decir cuando está orinando, y en la velocidad de la eliminación, es decir cuando el feto ingiere el líquido.

 

¿Qué signos presentan los oligohidramnios?

 

El líquido amniótico tiene cierta cantidad determinada que es necesaria para el correcto desarrollo del feto; cuando éste tiene menos de la que se requiere, causan una serie de complicaciones. Entre algunas de las complicaciones que ocasiona son:

 

  • Principalmente, una notable pérdida del líquido amniótico.
  • El útero tiene un tamaño reducido, mucho más pequeño del que debería de tener una mujer en estado.
  • Comienzan a disminuir los movimientos del feto.
  • Cuando ocurre en las primeras etapas del embarazo, específicamente en la primera mitad de la gestación, puede estar estrechamente relacionada con un alto riesgo de que la madre pueda abortar.
  • Además de los riesgos de aborto, también podría haber un parto prematuro.
  • Podría causar algunos defectos al bebé después del nacimiento.
  • Cuando la mujer se encuentra en las etapas finales de la gestación, el único signo que puede presentar el bebé es que no tenga un adecuado crecimiento.
  • Podría haber algunas otras complicaciones en el momento del parto, tales como lo es la compresión del cordón umbilical.

 

¿Qué factores causan que ocurra una oligohidramnios?

 

Hay una serie de factores que pueden ser las causales de esta condición, los oligohidramnios. Algunos de estos son:

 

  • Puede ocasionarse debido a una diabetes o una preclamsia que es padecida por la madre.
  • Esta pérdida del líquido amniótico, se podría ocasionar debido a una ruptura de la bolsa antes de tiempo.
  • Complicaciones en el correcto funcionamiento de la placenta de la madre.
  • Algunas anomalías en el feto.
  • Antecedentes o en presencia de un embarazo múltiple.

 

Recomendaciones cuando tenemos presencia de oligohidromnios

Imagen cortesía de pixabay.es
  • Asistir al médico para que nos pueda controlar minuciosa y rápidamente el crecimiento y desarrollo del bebé.
  • Se recomienda que sean monitoreados los movimientos que ocurren dentro del útero de la madre.
  • Si la madre tiene alguna complicación o enfermedad aparte o alguna presencia de riesgos, tanto para la madre como para el bebé, se decidirá si es necesario adelantar el parto de emergencia.
  • Llevar un adecuado control durante el embarazo con el ginecólogo u obstetra.