Al ser una historia ficticia de una tragedia romántica, Romeo y Julieta son los únicos personajes principales de la obra, contando solo con la compañía de personajes secundarios que, en su mayoría realizan papeles muy importantes dentro de la obra, pero donde sus apariciones son cortas. Por lo cual, son los mismo enamorados, quienes desembocan y le dan un gran desarrollo de amor y odio, a la historia.

De hecho, la relación de amor entre los protagonistas principales, es lo que hace que esta obra sea considerada como una historia de un “amor imposible” o un “amor prohibido”, que a pesar del trágico desenlace, entre los personajes protagónicos, esto ocasionaría finalmente la reconciliación, entre las familias.

 

Romeo Montesco

Es un atractivo joven, protagonista masculino de esta trágica historia de amor, Romeo pertenece a una familia cómoda, de mucho dinero y poder, llamada los Montesco. Por lo que, para su desgracia, está perdidamente enamorado de una joven mujer llamada Julieta, miembro de la familia rival los Capuleto. A quien Romeo conoce en un baile.

 

Aunque luego, sin importarle mucho las consecuencias, Romeo decide abandonar los sentimientos que tenía por Rosalinda (su primer amor no correspondido) e intentar todo para estar con la hermosa Julieta, a la que considera su verdadero amor.

 

Romeo, durante toda la trama, actúa como un “amante romántico”, al reaccionar a los acontecimientos y realizando diversas acciones, como si de príncipe de cuentos de hadas se tratara. El ama con devoción a Julieta, tanto, que él mismo se coloca en posiciones peligrosas, con tal de ver y estar con su amada, al jurarle amor eterno.

 

Julieta Capuleto

Es la protagonista de esta obra, junto a su amado Romeo, es una joven mujer muy hermosa y risueña, que muchos consideran como una fina dama, de buena educación y modales, que, para desgracia de Romeo, es hija de la familia rival los Capuleto.

 

Julieta es considerada por sus padres y por todos los que la conocen, como una joven educada, dócil y sumisa, de hecho, lo es, pero debido a las interacciones que tiene con Romeo, va madurando esa parte de ella, incluso llegando a realizar acciones que ella jamás hubiera pensado en realizar en otras oportunidades, como usar la confianza de sus padres para mentirles y engañarlos.

 

Aunque, la familia espera que Julieta se case con el conde Paris, Julieta ama enormemente a Romeo, lo que hace que ésta, tome la decisión de fingir su muerte, bebiendo un brebaje, aunque su intención no es engañar a Romeo, éste la cree muerta, y preso del pánico se suicida, lo que lleva a Julieta a suicidarse después.

 

Relación Julieta y Romeo para la obra

La relación de ambos personajes en la historia, es el tema principal y argumental de la obra ya que ambos vienen de diferentes familias poderosas que, para su desgracia son rivales, familia llamada Los Capuleto y los Montesco, por lo que, tanto Julieta como Romeo deben afrontar, diversas acciones, para que su amor logre sobrevivir.

 

La trama se desarrolla espléndidamente, demostrando la evolución de la relación entre Romeo y Julieta, desde los inicios de su relación, hasta el punto final. Ya que, desde sus inicios, y a sabiendas de las opiniones de las familias, la relación de Julieta y romeo se convierte más en una relación que no toma en cuentas las medidas, ni las consecuencias de sus actos, donde ambos acariciaban el menaje de que, el “amor debe triunfa frente a todo”, según la opinión de ambos protagonistas.

Aunque el final es bastante trágico, y ninguno logra cumplir con “el vivieron felices para siempre”, su amor prohibido, pero “verdadero”, hace que ambas familias, finalmente se reconcilien, y cuenten la historia de amor entre estos enamorados, a todo el pueblo de Verona, con el fin de que, crean que el amor existe, pues tanto Julieta y Romeo, hicieron de todo, para estar juntos, gracias al genuino amor que ambos sentían.