Los bebés son emocionalmente sensibles en una etapa muy temprana. Conoce en este artículo las principales etapas en el desarrollo emocional de tu bebé desde su nacimiento hasta los 18 meses de edad. Se consideran tres grandes áreas del desarrollo del niño: cognitivo, emocional y motor. Estas tres áreas principales de desarrollo ligado a la influencia suceden simultáneamente.

Sin embargo, en ciertos momentos, un área puede tener más protagonismo que otras, sin dejar de vivir juntas, todo el tiempo, día o noche, y en cada uno de ellos, los padres, bebé y la genética juegan su papel.

Desarrollo físico y motor

Desarrollo psicológico o cognitivo

Desarrollo social o emocional

Los bebés tienen emociones y es que son sensibles desde muy temprana edad porque su instinto de supervivencia, presente al nacer, les indica que deben confiar en la madre para la satisfacción de sus necesidades básicas. Lloran como una expresión de estas necesidades y también según el grado de incomodidad que sienten. Un bebé expresa muy temprano su temperamento, no obstante, la conciencia de los otros llega mucho más tarde.

Los bebés aprenden principalmente por imitación. Este hecho refuerza la importancia de la exactitud y consistencia de los comportamientos de los padres y de todos los que viven de cerca con el bebé. Es crucial que el bebé crezca en un ambiente de afecto y que los padres demuestran abiertamente sus sentimientos mutuamente y en su relación con el bebé.

La socialización y el contacto con el otro, pues, es una excelente fuente de estimulación y aprendizaje de conducta social. La socialización con sus padres promueve la construcción y afirmación de su identidad, cuando estar rodeado de otros como él, es capaz de identificar la diferencia entre él y otros.

Hitos del desarrollo emocional de 0 a 18 meses:

Recién nacido

Un bebé recién nacido demuestra sus necesidades emocionales a través de la expresión corporal y facial. Comienza por dibujar una sonrisa (en respuesta a la sonrisa de los adultos) y establece contacto con los ojos como un medio de comunicación.

Las rutinas de sueño diariamente permiten al bebé estructurar su nuevo ritmo de vida y encontrar estabilidad en eventos que tienen lugar en el tiempo. Dormir por la noche, tomando una siesta durante el día, comer, bañarse, etc… Un bebé recién nacido está unas 15 o 16 horas al día durmiendo (8 horas durante el día y 8 horas por noche). El sueño promueve el desarrollo físico, fortalece el sistema inmunológico, contribuye a la consolidación de la memoria, la relajación del músculo, seguridad emocional y estabilidad.

1 mes

El bebé distinguir claramente la voz de la madre de todos los demás. El reconocimiento de voz de la madre comienza muy temprano, incluso durante el embarazo. Desde los 5 meses de embarazo, el bebé puede distinguir la voz de la madre de todos los demás mediante los sonidos intra uterinos.

Con 1 mes de edad, el bebé comienza a demostrar sus sentimientos y necesidades a través de expresiones de la cara diferentes (hace muecas, sonrisas cuando mira o sonríe, saca la lengua) y el llanto. El bebé llora porque está incómodo, siente dolor o simplemente porque necesita atención. Poco a poco se da cuenta que hay diferentes tipos de llanto y entiende lo que quiere decir su bebé.

2 meses

A los 2 meses de edad, el bebé le gusta que le sonrían mucho y que hablen con él durante las rutinas diarias, el bebé aprenderá que ciertos gestos y comportamientos positivos y tiende a imitarlos.

Cuando estás feliz, el bebé sonríe y hace gestos para llamar la atención. Poco a poco comienza a hacerlo con intencionalidad, como cuando quiere dar un paseo.

El bebé es muy dependiente de la madre y ella es la que va a estructurar su personalidad. Todo lo que involucra la lactancia materna, cuidado del bebé, el medio ambiente y las demostraciones de afecto son fundamentales para que el niño se sienta seguro y amado.

Las rutinas de la vida diaria están consolidando lo que contribuye a la emotiva estabilidad del bebé comienza a establecer una relación de causa/efecto entre tareas y una noción de previsibilidad acerca de lo que pasará después.

3 meses

Muestra placer y alegría cuando ve a los padres u otras personas con quienes están familiarizados. Comienza a comunicar intencionalmente, emitiendo sonidos y sonriendo abiertamente. Entiende la sonrisa y sonríe socialmente.

4 meses

Conoce la diferencia entre estar solo o acompañado y prefiere estar solo, llorando para mostrar su descontento. Valora la compañía y le gusta la atención. Distingue a los cuidadores y establece con cada uno, una relación privilegiada e individualizada.

5 meses

Voces, gestos, gritos, sonrisas y risas para comunicarse y no sólo para satisfacer una necesidad de supervivencia. Comienza a demostrar sentimientos de temor cuando oye ruidos fuertes o inesperados.

6 meses

Extraño cada vez más con los que no conoce y podrían reaccionar de forma física y desagradable. Demuestra un sentido de pertenencia por los padres.evolucion_ninos

7 a 8 meses

Le gusta comunicarse con otros bebés y utiliza todas las competencias adquiridas hasta ahora para establecer dicha comunicación y relacionarse. Habla, ríe, hace gestos y parece ser capaz de ‘ hablar ‘.

9 a 12 meses

Entiende y sigue las reglas y rutinas sociales. Expresa su afecto con abrazos y palmadas principalmente por los padres. Ya tenemos una individualidad y reconoce su nombre.

13 a 15 meses

Disfrutar de la convivencia social y establece relaciones cueste lo que cueste. Es más amplio aunque se refieren a los padres para comodidad y seguridad.

16 a 18 meses

Comienza a construir confianza en sí mismo y la independencia, intentando realizar algunas tareas por sí mismo. Ya tiene juguetes favoritos y ama a los animales. Le gusta jugar consigo mismo.