Tener un hijo con síndrome de Down por lo general trae un impacto inicial. Sin embargo, la noticia puede ayudarles a prepararse mejor para la llegada del bebé. Es importante informar a la pareja que no es culpable de que él bebe tenga el síndrome de Down y que no es una enfermedad sino una condición que requiere algún tipo de atención especial. El hecho de que el niño va a ser diferente de lo que estaba previsto, no quiere decir que no va a ser una persona completa y puede vivir una vida con las emociones y la felicidad.

Pruebas para diagnosticar el síndrome de Down durante el embarazo

Cuidados durante el embarazo son los mismos para cualquier niño. Sin embargo, como los bebés con síndrome de Down pueden tener problemas del corazón, es esencial que hable con el médico que acompaña el embarazo y pedirles que solicitar una ecocardiografía fetal. Para un corazón infantil de la evaluación puede ser útil para programar el mejor lugar de nacimiento.

Diagnóstico

La ecografía realizada durante el prenatal puede apuntar a la posibilidad de que el bebé nazca con síndrome de Down u otros eventos genéticos. La translucencianucal (medida de la cantidad de líquido en la parte posterior del cuello del feto) es eficaz en la identificación del riesgo materno y, en combinación con dos hormonas producidas por la placenta, que puede ofrecer un buen margen de precisión.

Información y recepción

Si usted está esperando un bebé con síndrome de Down, intercambiar información con otros padres que tienen niños con el mismo diagnóstico puede ser de gran ayuda. Hay listas de correo donde puede formular preguntas y encontrar el alojamiento de los que han vivido esta experiencia. Pídale al médico que confirmó el diagnóstico fetal si puede ayudarte.

Las pruebas para el diagnóstico de Síndrome de Down

Los exámenes y pruebas que pueden detectar el síndrome de Down en el embarazo son:

La amniocentesis: que es la extracción de una muestra de líquido amniótico, entre la semana 13 y 16 de gestación.

Cordocentesis: consiste en la eliminación de una muestra de sangre del bebé a través del cordón umbilical con aproximadamente 18 semanas.

La translucencianucal: se puede realizar a las 12 semanas, un examen que mide la longitud del cuello del bebé.

Perfil Bioquímico: miden la cantidad de una proteína y la cantidad de la hormona HCG Beta producida durante el embarazo por la placenta y el bebé, llevado a cabo entre la semana 10 y la 14 de gestación.

Estas pruebas dan 99% de precisión en el resultado, y sirven para preparar a los padres para el alojamiento de un bebé excepcional.

Al conocer el diagnóstico idealmente, los padres buscan información sobre el síndrome para saber lo que es normal y lo que no es normal en un niño con síndrome de Down.

¿Cómo es la salud de los niños con síndrome de Down?

Por lo general, estos niños están sanos, pero necesitan ser acompañados por un cardiólogo, ya que tienden a sufrir de problemas del corazón, un patólogo del habla para facilitar el habla y la alimentación y un fisioterapeuta para facilitar las habilidades motoras. Sin embargo, si contiene otros problemas de salud, pueden ser necesarias otras especialidades médicas.