Como mujeres siempre producimos flujo vaginal que ha de variar según nuestro ciclo menstrual, los cambios del ph, el material de nuestra ropa interior e incluso mayores cambios hormonales a través del proceso de gestación. En la mayoría de los casos el flujo blanco en el embarazo es muy común y no existen razones para preocuparse.

El flujo blanco en el embarazo resulta ser bastante similar al que presentamos días antes de nuestra menstruación y lo más habitual sea utilizar compresas o toallitas diarias o sanitarias, ya que dicho flujo podría ser abundante en comparación a lo que estamos acostumbradas en cualquier otro momento de nuestras vidas, este flujo en particular lleva por nombre Leucorrea.

Consejos básicos para el flujo durante el embarazo

  • Si el flujo blanco durante el embarazo resulta muy abundante e incómodo, puedes optar por usar protectores diarios de algodón o toallas sanitarias para que te sientas más segura; pero evita ante todo el uso de tampones, pues durante el embarazo el cuerpo sufre varios cambios, especialmente hormonales que afectan la producción de otras encimas que al usar tampones podrían desarrollar infecciones.
  • Mantén una rutina de limpieza adecuada, con una suave ducha diaria, máximo en la mañana y en la noche antes de dormir, pues tu vulva se protege de forma natural a través de su flora y los lavados excesivos podrían eliminarla. Procura tener la zona genital bien seca.
  • Además, es importante que tu ropa interior sea de algodón para que la piel pueda respirar y no exista irritación o maltrato por telas sintéticas.

¿Cuáles son los factores de riesgo en el flujo durante el embarazo?

Sabiendo que el flujo blanco en el embarazo es totalmente normal, es importante tomar en cuenta que pueden presentarse otro tipo de flujos que tienen marcadas diferencias y representan una señal de alarma.

Si observas un flujo con un tono amarillo, e incluso verdoso y bastante espeso, que además presenta otros síntomas como dolor, ardor, escozor, mal olor y enrojecimiento, reflejan una infección vaginal llamada Vaginitis. Así que antes de automedicarte es necesario que visites a tu medico ginecólogo para que te indique el tipo de infección que presentas y dictara el tratamiento para eliminarlo.

Existen infecciones causadas por levaduras que pueden afectar directamente al bebe justo en el momento de dar a luz, por lo que tu medico podría indicarte el uso de pomadas, geles vaginales, supositorios vaginales o cremas especiales que protegerán al pequeño de cualquier riesgo y te ayudaran a eliminar la infección.

Si el flujo que presentas se debe a una enfermedad por transmisión sexual, es importante que usen preservativos o detengas las relaciones sexuales con tu pareja y realicen su tratamiento para eliminar la infección.

La pérdida de sangre por muy leve y pequeña que sea debes informarla de forma inmediata a tu médico, y si el sangrado es abundante, existe un gran riesgo de aborto de manera que debes acudir al hospital rápidamente.

Al llegar a los últimos días del embarazo es probable que produzcas un flujo abundante transparente y de color marrón o amarillo que puede tener algo de sangre, y podría tratarse del tapón mucoso que está desprendiéndose poco a poco y es el temprano indicador de que pronto entraras en labor de parto

¿Cómo prevenir infecciones durante el embarazo?

  • Evitar el uso de ropa ajustada ya que obstaculiza la correcta circulación sanguínea, genera presión y falta de oxígeno a la piel genera el ambiente propicio para incubar bacterias que produzcan infecciones.
  • Después de ir al baño es importante limpiarse de adelante hacia atrás para proteger el área genital.
  • Mantén un circuito de higiene que sea moderado y secar bien la vulva.