La palabra placenta proviene del latín que significa ‘’forma plana’’ y con esto se refieren a la apariencia de la misma en los seres humanos. En términos generales, se puede decir que la placenta son órganos presentes en los mamíferos placentarios y ésta se encuentra ampliamente relacionada a la madre y a su bebé.

¿Qué es la placenta?

Es un órgano muy importante durante el periodo de gestación, ya que es aquí donde se constituye la conexión entre madre e hijo, esta comienza su formación en el mismo instante en el que se implanta el embrión dentro del útero, proceso que tiene lugar después de una semana de haber ocurrido la fecundación. La placenta se forma con las células que vienen del ovulo y el espermatozoide.

¿Cuál es la función que tiene la placenta?

Imagen cortesía de pixabay.es

Sin la placenta el bebé no podría desarrollarse ni recibir los nutrientes necesarios para su crecimiento durante su etapa de feto, porque esta es la encargada de transmitirlos desde la madre al bebé. La placenta ‘’corre’’ a unos niveles bastante moderados y va hasta unos 700 mililitros por minutos.

La sangre suministrada hacia el bebé se encarga de ser la productora de oxígeno o también se conoce a esto como el pulmón fetal, también es la responsable de aportar hormonas y nutrientes. Los desechos del bebé también son tarea de la placenta, esta tiene la tarea de eliminar el anhídrido carbónico a través de su envío a la madre para que esta se encargue de desaparecerlo.

En unos términos más simples, se puede afirmar que la placenta es una especie de filtro que mantiene las sustancias dañinas para el feto afuera y transmite a su vez aquellas beneficiosas como nutrientes y vitaminas desde la madre.

Entre las funciones endocrinas de la placenta se tiene la producción de las hormonas, produciendo la que permite que el embarazo se lleve con normalidad conocida como la gonadotropina (Esta hormona es también la que sirve para determinar en los test de embarazo si el resultado es positivo o negativo).

Todas las funciones de hormonas sexuales como el estrógeno son sintetizadas por la placenta, además de encargarse del desarrollo de las mamas, el metabolismo y el crecimiento del bebé, asegurándose también de que el cuerpo de la madre experimente todos los cambios necesarios para el periodo de gestación.

¿Con qué está hecha la placenta?

Esta especie de ‘’capa’’ está formada por un componente materno formado por mucosa uterina y por trofoblasto, que es una parte de origen fetal. En la parte que se encarga de la evolución del cloroplasto es donde se genera una placa con los componentes placentarios.

Si hablamos de la influencia de la porción materna en la placenta, es donde actúa la membrana o mucosa uterina, la cual se conoce como placa basal, una especie de tejido materno y embriónico.

¿Dónde se sitúa la placenta?

Cuando se ha formado completamente, esta se tiende a situar en la pared uterina, donde no se moverá en gran medida; es posible que ocurra algún desplazamiento y cambie de sitio, pero todo sigue pasando dentro del mismo útero.

La placenta se encuentra en la parte posterior o anterior del útero, siempre sin obstruir lo que es el cuello uterino (por esta vía es donde después va a nacer el bebé).

¿Por cuánto tiempo acostumbra a vivir la placenta?

Imagen cortesía de pixabay.es

Al igual que un órgano normal, la placenta tiene un ciclo de vida útil, el cual va a variar y debería durar lo miso que el embarazo, es decir unas 40 semanas pero normalmente cuando ya está por finalizar, tiende a estancarse.

Cuando se cumple la semana 41 o a veces un poco antes, la placenta deja de transmitir los nutrientes hasta el feto y es ahí cuando se considera que la placenta está muerta.