Estar embarazada es una gran alegría. Saber que se puede desarrollar vida dentro de una mujer, es algo inexplicable y a su vez conlleva una responsabilidad muy grande, se debe tener control de todos los factores que pueden influir en el óptimo desarrollo del feto. Ya sean estos, internos o externos.

 

En este artículo nos enfocaremos en un factor interno y determinante en la decisión del momento del alumbramiento, si se debe dejar que sea parto natural o asistido (Cesárea). Hablaremos de la Preeclampsia.

 

La Preeclampsia.

Imagen cortesía de pixabay.es

Se define como la tendencia de subida de tensión arterial de la mujer durante el embarazo, sumada a los altos niveles de proteínas en la orina, es tan peligros para el feto como par la madre. Debe detectarse a tiempo ya que puede ser controlada y así se logra mermar los riesgos.

 

Afecta cada día, a más mujeres y aun no se ha determinado que la origina, si es un factor genético, la precaria alimentación de la madre, si en el desarrollo de la placenta existe un componente que cause disfunción endotelial (que no haya un flujo constante y fluido de sangre de la madre al feto) O que sea un conjunto de factores sistemáticos.

 

La Preeclampsia, si la mujer la va a presentar se puede desarrollar durante los tres primeros meses de embarazo, pero solo da muestras a partir de la 25 semana. A pesar que el signo más evidente de padecerla es las constantes subidas de tensión, también se puede presentar, edemas en las extremidades inferiores, daño en el endotelio (membrana que recubre los vasos sanguíneos maternos), riñones e hígado.

 

Prevención de la Preeclampsia.

Imagen cortesía de pixabay.es

La manera más fácil de prevenir esta condición, es que comiences un control prenatal al enterarte de estar embarazada, y junto a tu médico serán capaces de controlarla. Entre las medidas que puedes tener están:

 

  • Medir con regularidad tu presión arterial (tu médico lo hará en cada consulta)
  • Controlar tu aumento de peso, lo ideal es un kilo por mes.
  • Hacerte exámenes de orina buscando proteinuria
  • Hacer énfasis en los exámenes de laboratorio de control de ácido úrico, urea y creatinina.
  • En los eco Doppler, verificar el flujo arterial útero – placenta
  • Evitar el fumar
  • En lo posible, estar tranquila, realizar tus actividades normales, sin apuro, evitar el estrés.
  • Llevar una ingesta de calcio y antioxidantes adecuada.
  • Tomar ácido fólico.

 

Los síntomas de alerta que puede presentan una mujer embarazada son: largos y fuertes dolores de cabeza, hinchazón de articulaciones y cara, falta de ganas de orinar, aumento de peso repentino, para el sexto mes en adelante puede que presente: vómitos, dolor en la zona donde se encuentran las costillas derechas, vértigo, irritabilidad, visión borrosa, entre otros.

 

El tratamiento a seguir, si se detecta en las primeras semanas de embarazo, es ser ingresada al hospital para recibir medicación acorde a tu estado para bajar la tensión y controlarla y que guardes reposo, una vez estés en casa, continuas en reposo y con tratamiento que debes cumplir al pie de la letra para no volver a ingresar al centro de atención.

 

Si no se detectó a temprano momento, se te controla la tensión y se manda medicamento para madurar los pulmones del niño como precaución si se da un parto prematuro o se realiza una cesárea.

 

Las madres se recuperan de la Preeclampsia, un tiempo corto después del alumbramiento, siempre y cuando se haya hecho un buen control con su médico y haya cumplido sus indicaciones al pie de la letra.

 

Recuerda, lo más importante es que concientices que tienes una nueva vida dentro de ti y que de ti depende en gran medida, que sea un niño sano, fuerte y con todas sus capacidades.