Se puede definir al aborto espontaneo el proceso que se da cuando muere un feto antes de cumplir las 20 semanas de embarazo. Esto ocurre, generalmente, entre los primeros tres meses de embarazo, entre 8 a 10 abortos.

Aunque no sea un tema agradable de tratar, es una realidad que afecta por lo menos de un 10 al 20 por ciento de mujeres embarazadas y supone un proceso emocional bastante difícil para la madre, quien llega a sufrir, por lo general, más que el padre y pueden llegar a padecer sentimientos de duelo y luto.

¿Cuáles son sus síntomas?

Generalmente, los síntomas son variados, al igual que el proceso de gestación, pero, sin embargo, siempre hay un síntoma que se presenta en la mayoría de casos. Tal es el caso de sangrado vaginal, especialmente con coágulos, presencia de dolor o molestias en el área abdominal del cuerpo y una constatación mediante ecografías que detecte la ausencia de actividad del feto.

Se pueden llegar a presentar casos donde la madre del feto presenta sangrados inesperados antes del aborto espontaneo. En estos casos se debe acudir inmediatamente al médico que va a analizar el estado que presenta el cuello uterino, señalando de esta manera si el feto sigue con vida o no.

¿Qué causa el aborto espontáneo?

 

Las causas que pueden llegar a determinar si una mujer embarazada sufrió un aborto espontaneo son bastante variadas y casi nunca son el reflejo de alguna actividad que haya hecho la mujer, menos aún cuando son actividades normales. El mantener relaciones sexuales, trabajar, realizar actividades físicas y ejercicios, running y tomar mayoría de medicamentos comunes NO causan el aborto espontaneo.

Tampoco se incluyen aquel tipo de lesiones de bajo impacto que pueda padecer la persona embarazada, como caídas a pequeñas alturas. Algunas de las causas que pueden producir el aborto espontaneo son las siguientes:

  • Presencia anormal de cromosomas en el ovulo fecundado. Este factor es algo completamente aleatorio, así que no hay forma en que puedas prevenirlo ni provocarlo.
  • Sufrir enfermedades como la diabetes grave aumentan el riesgo.
  • Si has tenido un aborto espontaneo antes, aumenta la posibilidad de que tu próximo embarazo también produzca uno.
  • Cuando presentas aborto espontaneo de una manera tardía. Por lo general, cuando superan los tres meses de gestación y se debe a anomalías en el útero.

Tipos de aborto espontaneo

  • Por amenaza: La mujer en periodo de gestación va a presentar un sangrado vaginal anormal y ello puede venir acompañados –o no- de cólicos pero el cuello uterino se mantiene cerrado. En la gran mayoría de los casos el sangrado se detiene y da paso al desarrollo normal del embarazo.
  • Inevitable: Se produce cuando el cuello uterino se abre, aumenta la hemorragia y, lamentablemente, cuando ocurre esto, no hay ninguna forma de que el embarazo continúe.
  • Incompleto: Se desprende parte del tejido del útero y otra queda adentro, necesitando tratamientos para quitar los pedazos de tejido restantes.
  • Completo: Todo el tejido producto del embarazo sale del útero y normalmente no es necesario ningún tipo de procedimiento o tratamiento adicional.
  • Espontaneo Retenido: No presentan cólicos ni sangrados, pero a la hora de realizar el ultrasonido se indica un embrión sin saco gestional o no presenta latidos cardíacos. Generalmente, el tejido sale del cuerpo y, en algunos casos, es necesario atención médica para retirar el tejido que haya podido quedar.

Los tratamientos aplicados para tratar los diferentes tipos de aborto son similares a los de un aborto convencional, y esto es mediante la inserción de un tubo de plástico en el útero para extraer el tejido del embarazo de una manera suave.