En el siguiente apartado de este artículo hablaremos sobre el reflejo de marcha en los bebés recién nacidos. Una gran cantidad de los niños que acaban de llegar al mundo poco a poco empiezan a realizar ciertos movimientos con sus piernas que da la idea que están buscando la manera de empezar a caminar. También denominado como reflejo de paso. El  reflejo de marcha, es pues, el primer estímulo que tiene cada bebé, el cual es considerado como una reacción innata y automática.

Gracias a este hecho, se puede demostrar la capacidad que tiene el ser humano desde el momento en que nace para adaptarse al nuevo mundo al que ha llegado. Sin duda, este reflejo de paso se dará durante los primeros días y semanas de vida de los niños. A su vez, esto puede ocurrir mientras se encuentran en el período de gestación en el cuerpo de sus madres, al séptimo mes aproximadamente.

Continuando con la información, debemos destacar que

El  reflejo de marcha automática, comúnmente ocurre en el bebé recién nacido hasta alcanzar alrededor de los primeros tres o cuatro meses de su ciclo de vida. A su vez, es importante decir que este hecho se conoce bajo el término de reflejo de la marcha primitiva o reflejo del andar automático.

¿En qué consiste el reflejo de marcha?, pues se trata de que, cuando la madre toma al niño y lo levanta con sus manos por la zona de las axilas y lo coloca sobre una superficie recta, el bebé, gracias a dicho estímulo generado por su madre, y al sentir el plano donde está parado en sus pies, busca la forma de estirar y de flexionar sus dos piernas de una manera alternativa, tratando de encontrar la vía de caminar sobre dicha superficie. Dichos movimientos asemejan  al caminar común de los seres humanos.

Si la madre, en este caso, coloca al niño en una posición frente a algún escalón cualquiera, el bebé también hará un movimiento con sus piernas, el cual simula la acción de querer subir dicho obstáculo por sus propios medios. De nuevo, queda en evidencia el  reflejo de marcha innato y automático del mismo.

Dicho acto automático, es decir, el reflejo de marcha primitiva, usualmente empieza luego de pasados cuatro días del nacimiento del bebé, y generalmente culmina transformándose en los primeros ejercicios que serán los verdaderos precursores del caminar de cada niño. Esto se evidencia cuando el bebé empieza a caminar para intentar alcanzar a alguna persona o algún objeto, y se sostiene de los muebles que encuentre por toda la casa.

Más cosas que destacar

Si se da el caso en que el  reflejo de marcha dura más del tiempo dicho anteriormente y se presenta como un acto de conducta automática en el bebé, esto implica y se considera como un gesto patológico del desarrollo automotriz del mismo. A su vez, es importante decir que, durante el desarrollo y crecimiento del bebé, existen una gran cantidad y gama de factores los cuales pueden hablarnos mucho sobre el estado del niño a nivel automotriz.

A lo largo de los años, este hecho despertó la curiosidad en los expertos en la materia de desarrollo de los niños desde su nacimiento. Gracias a esto, luego de analizar cada caso, se dieron cuenta de que los bebés cuentan con una variedad de habilidades y reflejos propios, que le serán de ayuda durante su periodo de crecimiento. A esto se le suma el hecho de poder llorar, oír, ver, sentir, mover sus brazos para tomar objetos, reír, comer, y demás. La existencia de estos factores nos da a entender que el niño se está preparando para afrontar el mundo que lo rodea.