El sangrado de implantación es la pérdida de sangre que ocurre cuando la anidación que realiza el ovulo se desarrolla en las paredes del útero. Este sangrado se puede observar en 1 de cada 4 mujeres. La pérdida de sangre puede mantenerse hasta por 3 días consecutivos, siendo el sangrado mucho menor en comparación a la menstruación, donde la sangre también posee un color oscuro. Este sangrado puede verse en las primeras semanas de la etapa de gestación, donde el útero se encuentra irrigado, por lo que su sangrado se realiza con facilidad.

¿Cómo ocurre este sangrado?

Imagen cortesía de pixabay.es

Una vez que el embrión se adhiere a las paredes que tiene el útero, las arterias y las venas que se encargan de irrigar el endometrio se desgarran, lo cual tiene como consecuencia la aparición de este sangrado. El volumen del sangrado de implantación puede variar dependiendo de la persona, el cual puede expresarse como una gota pequeña de sangre o puede llegar a alcanzar un volumen similar a la menstruación ligera. Este tipo de sangrado no posee ningún tipo de acción fija, ya que puede presentarse solamente en un embarazo o llevarse a cabo en todos.

Este puede ocurrir luego de pasados 7 días desde el momento de la fecundación, teniendo fechas de aparición similares a la menstruación, por lo que es normal que muchas mujeres sientan confusión acerca de este sangrado.

Confusión con la menstruación.

Debido a las fechas cercanas que tiene este sangrado con la menstruación, un número muy grande de mujeres piensa que se trata de lo segundo, cuando en realidad, el sangrado de implantación es una de las múltiples señales que indican el comienzo de un embarazo. Por ello, muchas mujeres sufren de diferentes tipos de malestares psicológicos como el estrés o la ansiedad, ya que no pueden detectar con exactitud si se trata de este sangrado o de la menstruación.

Para poder evitar este tipo de inconvenientes la mujer debe de prestar especial atención al sangrado. Este no posee las características de un sangrado habitual de la menstruación, ya que este suele durar 2 o 3 días en comparación a los 5 días que dura la menstruación, además de poseer un color mucho más oscuro, el cual puede variar en distintas tonalidades desde el rojo oscuro hasta el marrón.

Es necesario que la mujer busque durante estos días la presencia de otros síntomas del embarazo, como lo son las náuseas constantes, cansancio, malestares, sensibilidad en los pechos. Detectar estos síntomas le permitirá a la mujer saber si es un embarazo o no.

¿Es un embarazo?

Imagen cortesía de pixabay.es

El mejor método para asegurarnos si se trata de un embarazo o no, es realizarse una prueba para el mismo. Sin embargo, es probable que el momento no sea el adecuado para llevar a cabo esta prueba, debido a que podría ser demasiado pronto para ello. Por ello es importante conocer qué momento es el correcto para hacerse el test de embarazo.

Este debe de hacerse con al menos un día de anterioridad, de esta forma el test de embarazo puede detectar con seguridad la hormona que se desarrolla en los embarazos, la cual se conoce como gonadotropina coriónica humana. Sin embargo, algunos test de embarazo son capaces de detectar la presencia de esta hormona incluso después de la primera semana desde la concepción.

Si la mujer posee la sospecha de estar embarazada y puede notar que se produce un sangrado de mucho volumen, además de diferentes tipos de dolores abdominales o cólicos, es necesario que la misma se haga revisar lo más pronto posible con un médico, ya que podría estar relacionado con un tipo de problema.