El embarazo es una etapa muy especial en la vida de cualquier mujer. Es innegable que representa un cambio de estilo de vida radical que no puede ser tomado a la ligera ni por la futura madre ni por el entorno que la rodea. A pesar  de lo que puedan de algunos, solo la embarazada es capaz de determinar cómo se siente y cómo actuar ante esta extraordinario circunstancia que está viviendo. Todas y cada una de las etapas de este proceso son importantes y se les debe prestar la debida atención según e requiera.

En el caso que nos ocupa, vamos a hablar sobre la semana 16 del proceso de gestación, en la cual ya se puede decir que la futura madre ha cumplido los cuatro meses de su embarazo. Recordemos que cada uno de los meses de be ser contado como cuatro semanas a pesar de la disparidad de los días entre unos y otros. En dicha semana, ya deben haberse dejado de manifestar algunos de los síntomas más molestos del principio. A continuación, hablaremos más en profundidad de esta maravillosa etapa del embarazo.

Cambios en el feto durante la semana 16

Imagen cortesía de pixabay.es

Cuando se ha llegado a la semana 16 de la gestación, un bebé que está creciendo con normalidad y de forma sana debería medir un aproximado de 11 centímetros. Es en este punto en el cual comienzan a alargarse las piernas y superan en tamaño a los brazos. Además, comienza el proceso de desarrollo de ciertas articulaciones como, por ejemplo, los codos, las muñecas y los tobillos. También debería ser capaz de comenzar a patear, cosa que no era capaz de hacer en la semana 15.

Aunque el bebé sea capaz de comenzar a patear, los movimientos todavía son demasiado tenues como para ser notados por la madre, puesto que no debería tener un peso no mayor a los 80 gramos. Lo que sí podría sentir la madre es un extraño cosquilleo que puede llegar a ser confundido con otra sensación física propia de esta etapa. Ya para hablar de las medidas de una forma más específica, podemos decir que el fémur debería medir unos 2,1 centímetros aproximadamente y la cabeza unos 12,7 centímetros.

Durante esta semana de la gestación, el bebé comienza a abrir y cerrar los dedos de sus manos en un acto en el cual pareciera empezar la experimentación con ciertos reflejos como la prensión. En esta experimentación de reflejos nuevos para el bebé, comienza a notar su capacidad para agarrar cosas con sus manos como, por ejemplo, los dedos de sus pies o el cordón umbilical. Por cierto, en esta etapa comienza el desarrollo de las uñitas del pequeño.

Cambios que se dan en la embarazada durante la semana 16

Imagen cortesía de pixabay.es

Tal y como hemos comentado con anterioridad, la mujer podría comenzar a sentir los movimientos del bebé durante esta etapa, pero no siempre es así. Por lo mismo, no tienes nada de qué preocuparte si aún no has comenzado a sentir las pataditas, ya que no todas las mujeres tienen por qué experimentar lo mismo. Seguramente, vas a comenzar a sentir a tu bebé en muy poco tiempo.

Otro de los cambios que se da en la futura madre es que su apariencia física comienza  a mejorar notoriamente. Esto se debe a que el flujo sanguíneo aumenta en la piel, por lo cual, se comienza a ver más brillosa y lisa que de costumbre. Por si fuera poco, el cabello también reluce más y se cae menos. Aprovecha que está será la etapa en la que te verás más guapa.

Por último, también comienza a aumentar la salivación como producto de la elevación de los niveles de estrógeno. Sería recomendable que le hicieras una visita al dentista para que verifique que este aumento de la salivación no tenga repercusiones negativas en tu dentadura.