Todas y cada una de las etapas de un proceso tan delicado como un embarazo son importantes y se les debe prestar la atención requerida según sea el caso. Se pueden experimentar ciertos síntomas dependiendo de la semana del embarazo en la que se esté y de la afortunada mujer que esté viviendo esta maravillosa experiencia. Decimos que depende de estos factores porque no todas sienten los mismos síntomas en las mismas etapas. Recordemos que cada mujer y gestación es completamente distinta.

En el caso que nos ocupa en este momento es el de hablar de la semana 17 del embarazo. Para muchos, esta es la mejor etapa del embarazo porque se supone que ya deben haber desaparecido muchos de los síntomas más molestos de los primeros tres meses. Si no es un embarazo de alto riesgo y no se tiene un problema médico de cuidado, se puede llevar una vida casi normal dentro de lo que s epoda. A continuación, te hablaremos un poco más de esta hermosa etapa de la gestación y los cambios que se dan en ella.

Cambios que se dan en el bebé durante la semana 17 del embarazo

Imagen cortesía de pixabay.es

Ya para esta etapa del embarazo, un bebé con un crecimiento sano debería estar midiendo unos 13 centímetros y estar pesando unos 100 gramos aproximadamente. Las extremidades crecen de forma continua, sobretodo sus piernitas. Lo que si deja de crecer tan rápidamente es la cabeza, cuyo crecimiento comienza a ralentizarse en comparación con otras partes del cuerpo. Uno de los cambios más importantes es el que se da en las capas de la piel, sobre todo en lo que ha tejido graso se refiere.

Una de las principales ventajas del desarrollo del tejido graso que se da bajo la piel del bebé es que lo protege del frío, cosa que es muy oportuno debido a su alta vulnerabilidad en esta etapa. También comienza a desarrollarse su sentido del oído de forma increíblemente rápida, por lo cual, está capacitado para captar los ruidos fuertes que se den a su alrededor.

Uno de los cambios más importantes que se da en el bebé en la semana 17 es el inicio de la creación de su sistema inmunológico. El mismo va a ser el que se encargue de brindarle protección al pequeño de todas y cada una de las infecciones a las que se va a ver expuesto luego del alumbramiento. Adicionalmente, su esqueleto, que hasta los momentos era sumamente blanco, comienza a solidificarse gracias a la creación del hueso. En términos generales, el sistema óseo sufre muchos cambios importantes.

Cambios en la embarazada durante el transcurso de la semana 17

Imagen cortesía de pixabay.es

Los cambios en el cuerpo de la embarazada no se detienen y se estima que un aumento saludable en esta etapa es de unos 3,2 kilogramos, pero no tiene por qué ser el mismo caso de todas las futuras madres. No todas tienen por qué aumentar exactamente la misma cantidad de peso porque todas viven el embarazo de forma muy distinto. Lo que no se tiene muy claro es qué tan saludable podría ser un control exhaustivo de los kilos. Es el médico quien tiene la última palabra en este asunto.

En vista que es en esta etapa en la cual comienza el desarrollo de la masa ósea del bebé, lo más recomendable sería que la embarazada lleve una alimentación rica en calcio que favorezca dicho desarrollo lo más que se pueda. No son pocos los médicos que suelen recetar suplementos de calcio, pero no es una norma que deba seguirse todo el tiempo. Por lo general, una alimentación que aporte el calcio necesario sería suficiente para garantizar que el bebé tenga un crecimiento óseo sano.