El embarazo es una etapa maravillosa y de mucha trascendencia en la vida de cualquier mujer que la esté experimentando. Todas y cada una de las etapas de la gestación tienen la misma importancia porque ninguna está exenta de contratiempos que pongan en riesgo tanto a la madre como al feto. Por lo mismo, se debe tener muy claro qué es lo saludable para cada etapa del embarazo y qué no lo es para evitar inconvenientes que, a la larga, pueden ser altamente perjudiciales para el bebé.

El día de hoy, vamos a conversar un poco sobre todo lo relacionado con la semana 18 del embarazo y qué es lo más común en esta etapa de la gestación. Ya para este punto, se comienza a hacer mucho más obvio el abultamiento del vientre y, aunque ya deberían haber desaparecido los síntomas típicos de los primeros tres meses, es posible que se comiencen a manifestar nuevos síntomas. A continuación, te hablaremos de cuáles son los cambios más comunes que se dan en esta etapa del embarazo, tanto en la madre como en el bebé.

Cambios que sufre el bebé en la semana 18 del embarazo

Imagen cortesía de pixabay.es

Si la madre se ha estado alimentando de forma adecuada y el bebé está creciendo de forma sana, debería estar midiendo unos 15 centímetros y pesando unos 150 gramos. Para dar una información más detallada sobre las medidas, hay que decir que su fémur debería medir unos 2,7 centímetros y su cabeza unos 15,4 centímetros. Esto no significa que si un bebé no posee estas medidas exactas no está creciendo de forma sana, pero si sus medidas son demasiado distintas a estas, es evidente que debe haber algún problema.

En el caso de los sentidos, su oído inicia un desarrollo mucho más elevado que el que había llevado en semanas anteriores. Por lo mismo, es capaz de percibir otro tipo de sonidos como los latidos de su propio corazón o el flujo sanguíneo que corre por el cordón umbilical.

A este punto, el corazón ya ha adquirido cierta madurez y comienza el desarrollo de sus divisiones internas. Por ejemplo, ya las aurículas han logrado establecer su comunicación para el adecuado paso de la sangre del lado derecho al izquierdo a través del conocido como foramen oval. Este procedimiento es el que evita que el flujo sanguíneo se dirija a los pulmones y ponga en peligro la vida del bebé. De hecho, cuando se da el nacimiento y el bebé comienza a respirar, ese paso debe quedar totalmente sellado.

Cambios en la embarazada durante el transcurso del semana 18 del embarazo

Imagen cortesía de pixabay.es

Los cambios en el cuerpo de la madre siguen su curso y su peso ya debería haber aumentado unos 3,550 kilogramos aproximadamente. Sin embargo, no todas las madres deben sufrir el mismo aumento de peso en todas las etapas del embarazo. No por no haber aumentado esa cantidad de peso exacta significa que no está viviendo su embarazo de forma saludable, pero si el aumento de peso es sumamente inferior al indicado, se debe consultar con el médico porque debe haber algún inconveniente.

Entre uno de  los cambios más comunes en esta etapa está el aumento considerable de las ganas de orinar. Estas ganas constantes de orinar pueden ser una causa directa de la compresión de la vejiga, la cual es típica de esta etapa del embarazo. Aunque un aumento en la frecuencia de las ganas de orinar es completamente normal, el escozor no lo es. Si tienes otro tipo de molestia relacionada con este síntoma, consulta con tu médico inmediatamente.

Otro cambio muy típico de esta etapa es el crecimiento considerable de los pechos. Este crecimiento puede llegar a ser un poco molesto en algunas mujeres, por lo que se recomienda el uso de ropa interior más holgada.