Cuando nos decidimos a traer un nuevo bebé al mundo, debemos informarnos muy bien al respecto. Para estar saludables, que nuestro bebé nazca sin problemas y ser felices en el proceso. A esta altura, nuestro embarazo ha avanzado bastante y nuestro cuerpo ha cambiado mucho desde el inicio.

Semana 24 del embarazo.

Imagen cortesía de pixabay.es

La evolución que hemos visto en las últimas semana de nuestro bebé, creciendo dentro de nuestra barriguita. Estamos más allá de la mitad del camino, cada vez nos acercamos mucho más al gran día. Nuestro bebé ha crecido mucho, seguramente ya le tenemos algún apodo especial y responde cada vez que se mueve todos notan como cambia la superficie de nuestro redondo abdomen.

Cambios del bebé en la semana 24 del embarazo.

Él bebé ya es enorme, mide aproximadamente unos 30 cm, entre 600 y 700 gramos. Ya salimos de una etapa riesgosa, si por ciertas circunstancias surgía un parto prematuro ahora tiene más posibilidades de sobrevivir, debido a que sus pulmones se encuentran mucho más desarrollados.

Su cuerpo se está preparando muy bien para el exterior, y como a sus pulmones aun le hace falta un poco de desarrollo, puede que llegues a notar un hipo repentino.

Aunque aún le queda espacio para moverse, seguramente notaras mucho más seguido sus movimientos. Y en algunos casos, puede llegar a moverse de posición varias veces al día, lo que no es totalmente doloroso pero si incómodo.

Anteriormente nuestro bebé podía responder a los estímulos externos como las caricias y las voces, ahora tiene esa capacidad mucho más desarrollada. Por lo que, puede experimentar mucho mejor las sensaciones que vienen del exterior. Así que, seguramente notes que se exalta cuando haya algún ruido muy fuerte y repentino en el exterior.

Las paredes del útero aún son muy gruesas y solo puede percibir una luz tenue, pero tu bebé va a empezar a practicar el parpadeo ya que, ahora puede abrir y cerrar fácilmente sus ojos.

El gran avance de su desarrollo le permite percibir los olores y sabores a través del líquido amniótico, así que, si no le gusta lo que comes seguramente te lo hará saber.

Cambios de la mama en la semana 24 del embarazo.

Tu barriga ya está lo suficientemente grande como para compararla con un balón de futbol. Si es tu embarazo, probablemente empieces a notar picores por el estiramiento de la piel. Así que, la hidratación es fundamental para evitarlos y evitar también las posibles estrías que puedan aparecer. Una crema muy hidratante o algún aceite que mantenga tu piel oleosa, seguramente será muy útil.

Comenzaras a notar que tus pies van a crecer de forma inexplicable, pero no te preocupes si no puedes usar tus zapatos. Se debe principalmente a la retención de líquidos y mala circulación, además, durante el embarazo tu cuerpo libera una hormona que hace que los ligamentos de tus articulaciones se separen, es por esto que, es muy fácil que sufras pequeñas lesiones con algún movimiento involuntario.

Si llegas a sentirte cansada, la piel pálida, tienes mareos regulares y pitidos en los oídos o palpitaciones, es porque en esta etapa es más probable que sufras anemia. Procura consultar con tu medico cualquier malestar muy anormal que llegues a sentir, y tener una alimentación que cubra tus requerimientos nutricionales.

Consejos para el bienestar en la semana 24 del embarazo.

Imagen cortesía de pixabay.es

Si deseas emprender algún viaje, no tienes algún impedimento solo evita subirte a alguna moto. Sin embargo, alguno de los otros transportes pueden causarte cierto nivel de nauseas, lo mejor es evitarlos o tomar las medidas para prevenir el malestar.

Habrás notado que tienes muchos malestares en la espalda, se debe a que tu centro de masa se ha desplazado hacia adelante. Lo mejor que puedes hacer es fortalecer los músculos de la espalda con el yoga o el Pilates, además, te ayudaran con la respiración y los estiramientos que necesitas para el día del parto.