A partir del sexto mes el bebé comienza con el desarrollo del sistema nervioso, es importante este mes ya que se está formando este sistema el cual determinara el estado de vida del bebé al salir del vientre materno, se puede observar ya miembros delimitados del bebé el cual ya ejerce movimientos coordinados, puede cerrar los ojos, dormir, y despertarse constantemente, los pulmones poseen una estructura desarrollada muy mínima.

A partir del octavo mes se evidencia un bebé formado con características anatómicas ya casi a su totalidad formada, el bebé se alimenta del cordón umbilical y se intercambian las células de manera transparentaría de la madre al hijo.

23 semanas de embarazo

Imagen cortesía de pixabay.es

Entrando en la semana 38, se puede percibir los pataleos del niño en el vientre. En este periodo el bebé continúa evolucionándose con mucha rapidez y a su vez va adquiriendo peso y su piel se fortalece desarrollando más grasita para así poder desarrollándose de forma adecuada según las necesidades de su cuerpo.

Evolución y progreso en la semana 23 de gestación

Cuando la madre se encuentra en las 38 semanas se crea una especie de tesis en donde se comienzan la madre a preparar y estar atenta a cualquier contracción. También, a lo que respecta a tonalidad de los cabellos y cejitas, además ya se encuentra fortalecido el sistema circulatorio, el sistema digestivo y el sistema digestivo preparándose para funcionar externamente del útero.

Medidas del bebé y algo más

En esta etapa de la gestación, el bebé debería medir aproximadamente unos 40 a 49 centímetros desde el vértice de la cabeza hasta el glúteo y pesando unos 500 a 600 gramos. También, sus movimientos son más fuertes y frecuentes, percibiendo la madre sus pataleos. En estos instantes es cuando el bebé empieza a realizar diversos movimientos en la barriga, como estirarse, suspirar, dormir por periodos de tiempos, entre otros. Cabe destacar que en las 23 semanas se encuentran más fortalecidas su musculatura.

También la audición del bebé ha ido progresivamente madurando suficientemente para trasmitir indicaciones al cerebro, lo cual conllevará prontamente a reconocer otros sonidos. Al trascurrir este proceso el bebé estará en la capacidad de recibir continuamente los ruidos alternos con más frecuencia, aunado a esto, a medida que evoluciona el sistema nervioso central del bebé, comienza a reconocer y memorizar que es un sistema de enseñanza para comenzar a desarrollar sus propios procesos de aprendizaje. Mas sin embargo se considera que ya para la semana 38 el bebé está completamente formado con algunas funciones terminando de madurar.

Cambios del organismo de la madre a las 38 semanas

Es usual que haya molestias a nivel de la vagina, porque su cuerpo y su piel están sufriendo cambios significativos no habituales, los cuales tienden a confundirse con posibles contracciones de parto. Cabe destacar que cuando ocurren estos cambios sus órganos a nivel del abdomen tienden a presionarse provocando acidez y fatiga.

En cuanto a las pulsaciones cardiacas estas se elevan provocando en algunas ocasiones falta de oxígeno, lo recomendable para estos momentos es descansar y evitar esforzarse, hay que tener reposo.

Las emociones sufren alteraciones, aunque cuando se está embarazado esto viene siendo normal, algunos se lo atribuyen a las hormonas. Lo mejor es mantener la calma y en lo posible evitar el estrés por el bien tanto de la mamá como la del bebé.

Sin embargo, a las emociones hay que añadirle ese sentimiento maternal que poseen las madres. La relación que se formado entre la madre y el bebé cada vez se hace más grande. Es por ello, que la madre debe de cuidarse porque todo lo que ella pueda sentir se lo hará sentir también al bebé, y por lo tanto puede llegar a perturbar su salud y su rutina diaria.