Es un tipo de complicación que se desarrolla en los últimos tramos de un embarazo, inclusive puede desarrollarse momentos luego de finalizar el parto. El síndrome de hellp puede llegar a matar a la persona que lo padece, y es considerado como una forma de preeclampsia, la cual también ocurre en la finalización del embarazo.  Este síndrome, fue nombrado por el Doctor Luis Weinstein en el año 1982 debido a las características que presentaba: H (Hemólisis,  la rotura que presentan los glóbulos rojos) EL (Presencia de enzimas hepáticas elevadas) LP (poca presencia de plaquetas).

Diagnosticar este síndrome es un trabajo complicado y lo es aún más cuando la presión arterial y las proteínas que se encuentran en la orina no se encuentran presentes. Los síntomas de este síndrome son fácilmente confundibles con los síntomas de la gripe, la enfermedad de la vesícula biliar, la gastritis, entre otras enfermedades.

Síntomas.

Imagen cortesía de pixabay.es

Este síndrome puede llegar a provocar la muerte del 25% de personas que lo padecen, por ello es muy importante que las mujeres puedan detectar los síntomas del mismo, de manera que puedan recibir un tratamiento lo más rápido que se pueda. Como ya se mencionó, los síntomas del síndrome de hellp son similares a los de la preeclampsia, y la persona que padece el síndrome de hellp puede presentar uno o más de los siguientes síntomas:

  • Dolores de cabeza.
  • Sangrado constante.
  • Hinchazón en varias zonas del cuerpo.
  • Incremento de la presión arterial.
  • Presencia de proteínas en la orina.
  • Dolores al realizar respiraciones profundas.
  • Dolores en el hombro.
  • Sensibilidad en el abdomen.
  • Mareos y ganas de vomitar después de cada comida.

Los síntomas más importantes son el incremento de la presión arterial y la presencia de las proteínas en la orina. Las causas de muerte más comunes provocadas por este síndrome derivan de un derrame cerebral o por una ruptura hepática, sin embargo, esto puede llegar a evitarse si se detecta la aparición del síndrome en el momento adecuado, por ello es importante asegurarse de contactar con un médico una vez se sospeche de la aparición de varios de estos síntomas.

Tratamiento y prevención.

Imagen cortesía de pixabay.es

Existen diferentes tipos de tratamientos para este síndrome, sin embargo el tratamiento más eficaz  adelantar el nacimiento del niño antes de que se vuelva un peligro para la madre, esto se logra extrayendo al bebé del vientre de forma prematura. Cabe destacar que la mayoría de mujeres que sufren este síndrome requieren que se les haga una transfusión ya sea de glóbulos rojos, plasma o de plaquetas.

La aplicación de los llamados corticosteroides en un embarazo temprano permiten que los pulmones del bebé maduren con mucha rapidez, esto es para poder adelantar su nacimiento con menos complicaciones. De la misma forma se pueden usar esteroides en la madre que le permiten mejorar su condición física, este método es aplicado por diferentes profesionales.

A pesar de esto, no existe la forma de prevenir en su totalidad el síndrome de hellp, sin embargo existen diferentes medidas que se pueden tomar en cuenta:

  • Adquirir una buena forma física antes de entrar en la etapa de embarazo.
  • Realizar visitas prenatales al médico de forma regular.
  • Proporcionarle a los especialistas médicos cualquier conocimiento sobre un caso de embarazo de alto riesgo que haya experimentado, así como los casos anteriores de síndrome de hellp que haya podido experimentar cualquier miembro de la familia.
  • Tener un claro conocimiento sobre cada uno de los síntomas que posee la enfermedad, de esta manera el doctor podrá obtener información mucho más concreta y a su vez podrá detectar los síntomas con una mayor facilidad, permitiéndole realizar una visita al doctor antes de que se presente un inconveniente.