El embarazo es una de las etapas más importantes de la vida de cualquier mujer, es el momento en el que deberá cuidar no solo de sí misma, sino también del pequeño que se encuentra en su vientre.

El embarazo es un proceso que involucra una serie de cambios en el cuerpo de la mujer, estos cambios se producen principalmente por la alteración que sufren las hormonas del cuerpo, lo que puede llevar a la producción de estímulos involuntarios o diferentes tipos de reacciones psicológicas.

 

Encontrarse en la etapa de embarazo puede ocasionar que la mujer experimente diferentes tipos de reacciones tanto físicas y psicológicas, como lo pueden ser los dolores de cabeza, ganas de vomitar, vértigo, depresión, cambios repentinos de humor, etc.

 

Síntomas más comunes del embarazo.

Existen una serie de síntomas que pueden servir como un indicio de embarazo, esta serie de síntomas suele presentarse en forma de dolores o malestares. Sin embargo, es importante señalar que aunque la mujer sufra de estos síntomas y sospeche de un embarazo, es recomendable que la persona busque atención médica lo antes posible. De esta forma, los síntomas de embarazo que comúnmente suelen presentarse son:

 

Dolor abdominal o Cólicos.

Este síntoma suele presentarse en la cuarta semana del embarazo. Suele presentarse como un dolor o una molestia en la parte baja del abdomen, este dolor suele tener semejanza con aquel que se siente antes de tener la menstruación.

 

Los diferentes cambios que pueden llegar a sufrir el útero, como el cambio de tamaño pueden originar contracciones en el mismo que la mujer puede sentir tomar como cólicos.

 

Aumento de tamaño en los senos y dolores en las mamas.

Este síntoma suele presentarse en el segundo mes de embarazo. Es uno de los síntomas más comunes, suele presentarse como un aumento considerable en el tamaño de los senos y como un aumento en la sensibilidad de los mismos, dejando sentir un estímulo parecido a la hinchazón. Este cambio surge como un periodo de adaptación, en el que los senos se preparan para la lactancia.

 

Cambios en la apariencia de los senos.

Luego de haber experimentado un cambio de tamaño y sensibilidad, los senos tendrán un cambio en su apariencia física. Este cambio puede verse como un oscurecimiento en la región de los pezones, así como también la aparición de venas en el área de los senos.

 

También es común la aparición de los llamados tubérculos de Montgomery, que son unas pequeñas protuberancias que surgen alrededor de los pezones, siendo cada vez más visibles cuando el seno empieza a aumentar de tamaño.

 

Ganas de vomitar y la aparición de nauseas.

Se presentan durante el segundo y tercer mes de embarazo. Suelen presentarse como un síntoma muy común, algunas mujeres pueden presentarlo mucho antes de lo indicado. La severidad de los vómitos puede variar de acuerdo con la persona, pero si se presenta de forma muy grave, es necesario que se acuda a un médico lo más rápido posible.

 

Hinchazón en el vientre.

Suele presentarse en el tercer mes del embarazo, se trata de una hinchazón en el vientre que servirá como preparación para el cuerpo para el crecimiento eventual del útero. Es un síntoma muy común y suele llegar a ser confundido como un síntoma pre-menstrual.

 

Ganas de orinar con más frecuencia.

Se presenta a partir del segundo mes del periodo de embarazo. Se produce a partir de un cambio originado por las hormonas, as cuales disminuyen la capacidad de retención de líquido de la vejiga.

 

Estos aumentos en las ganas de orinar pueden representar una molestia ya que pueden suceder incluso a altas horas de la noche, perturbando el sueño de la mujer. Dura hasta el final de la gestación y lo padecen casi el 100% de las mujeres embarazadas.

 

Deseos alimenticios frecuentes.

Suele verse en el segundo mes del periodo de embarazo, se presenta como un “antojo”, en el que la mujer puede sentir deseos por comidas específicas y llegar a repudiar algunas otras. Este cambio puede originar que la comida habitual de la mujer llegue a resultarle intolerable.

 

Alteraciones en el paladar y en el olfato.

Se encuentra ligado al síntoma anterior y se produce de igual forma al segundo mes del embarazo. Este suele representar un cambio en la forma que la mujer percibe los sabores y los olores, pudiendo alterar el sabor de las comidas a muy dulces o muy saladas, experimentando un cambio similar con los olores.

Cambios frecuentes en el humor.

Estos cambios se pueden experimentar a partir del segundo o tercer mes del embarazo. Estos cambios de humor suelen aparecer durante el transcurso del día, donde la mujer puede desarrollar un comportamiento dulce y cambiar a un comportamiento agresivo de un momento a otro sin ningún motivo aparente, también puede desarrollar episodios de tristeza o empatía de forma esporádica en diferentes momentos del día.